Compartir

La presidenta de la Junta Andaluza, Susana Díaz, ha comparecido este jueves en el Senado ante la comisión de investigación por el caso de los ERE.

La socialista, que aseguraba estar dispuesta a responder a todas las preguntas de sus señorías, ha acabado enfadándose después de que el senador del PP, Luis Aznar, comentara su “gracejo” y “gracia al hablar”.

“Me considero bastante sosa, lamento que mi acento le haga gracia”, ha dicho Díaz, que ha no querido ocultar su malestar por las valoraciones personales del senador:

“Lamento que considere que mi acento tiene gracejo. He venido a someterme a las preguntas, no a las descalificaciones por mi forma de expresarme”, ha asegurado.

En cuanto al ‘caso de los ERE’, Díaz se ha desmarcado de los presuntos casos de corrupción del PSOE en Andalucía y ha asegurado no tener “ni una sola mancha y no tienen nada de que acusarme”. La comparecencia ha tenido lugar 8 días antes de que se inicie la campaña electoral en Andalucía.