Compartir

El Juzgado de Primera Instancia 21 de Valencia ha condenado al Levante Unión Deportiva y a los padres de dos de sus futbolistas del equipo femenino infantil a indemnizar con 3.000 euros a una exjugadora de 13 años de edad, a la que fotografiaron desnuda en la ducha y luego publicaron en las redes sociales.

Según publica el diario ‘Levante EMV’, se condena a los progenitores por “ser responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda”, y al equipo “por no emplear la diligencia de un buen padre de familia”.

Los hechos se remontan al mes de abril de 2016, cuando las niñas, todas menores y de la misma edad, acudieron a las duchas tras finalizar un partido, en el polideportivo Picassent y fotografiaron a la chica sin ropa.

Tras denunciar los hechos, las “acosadoras” declararon en su propia defensa que su intención era hacer un “selfie” y que salió de forma accidental. Sin embargo, según la sentencia “se observa con meridiana claridad que el objetivo y centro de la foto es la menor”.

Aunque no se acredita una conducta de “bullying”, la víctima cuenta que llevaba tiempo sufriendo insultos y burlas de dichas compañeras, hasta el punto que los padres lo pusieron en conocimiento del entrenador, y éste lo trasladó al club e incluso conversó con los padres de las dos jugadoras que presuntamente la acosaban y que respondieron con “son cosa de niños”.