domingo, 20 septiembre 2020 23:28

Remitidas a Fiscalía las diligencias contra el hombre que se sentó en un pez luna y lo mató

La Guardia Civil ha remitido a la Fiscalía Provincial las diligencias practicadas a raíz de la denuncia interpuesta por Equinac, entidad autorizada para el rescate de fauna marina, contra el hombre que sacó del agua a un ejemplar de pez luna en la playa de Roquetas de Mar (Almería) y le causó la muerte echando su peso sobre él.

Los agentes del Seprona, servicio ante el que se interpuso la denuncia, abrió investigación y ha recopilado todos los datos en torno al incidente, cuyo atestado se ha enviado al Ministerio Público para determinar si hay ilícito penal en la actuación del denunciado, según han informado a Europa Press desde la Comandancia.

Equinac informó de que la denuncia que interpuso se dirigía contra este hombre, al parecer “propietario de un negocio de hamacas” y que fue grabado mientras cometía los hechos. Según relataron los testigos  que se encontraban en la playa, alegó que el animal “le estaba quitando la clientela y le estaba molestando”.

En las imágenes grabadas se ve cómo el hombre procede a capturar al ejemplar de pez luna, lo saca hasta la orilla, lo inmoviliza volcando todo su cuerpo sobre él y le provoca una gran presión sobre la caja torácica, manteniéndolo fuera del agua hasta la muerte.

Según informó la entidad, la necropsia que se practicó al pez luna en dependencias del Aquarium ‘Costa de Almería’ reveló muerte por “aplastamiento e hipoxia”. El informe forense se adjuntó a la denuncia ante la Guardia Civil, a la que se ha facilitó material audiovisual. Todo se ha remitido a la Fiscalía Provincial.

Por su parte, la Guardia Civil ha incoado un procedimiento administrativo sancionador por desobediencia. Los agentes que se personaron en lugar alertados por el 112 procedieron a su identificación y levantaron acta de infracción, ya que hizo caso omiso a las indicaciones que se le dieron para que “dejara en paz al animal”.

La actuación tuvo lugar a principios de agosto en la playa de La Romanilla. Equinac explicó que, durante tres días, estuvo recibiendo avisos que informaban de la supuesta presencia de un tiburón en aguas frente a la costa roquetera que, finalmente, resulto ser un pez luna.

Tras aclarar que normalmente atienden cetáceos y tortugas marinas ya que “peces y tiburones no pueden ser sacados del agua porque no respiran aire atmosférico”, los integrantes de la entidad difundieron mensajes para instar a los ciudadanos y bañistas “a que dejaran en paz al animal”.

Cuando se recibió aviso de lo que pasaba en la playa ya ue varios testigos llamaron al 112, Equinac alertó a la Guardia Civil. Desde la entidad remarcaron que el animal sufrió “una muerte cruel y agónica” cuando estaba “tranquilamente en su hogar, sin hacerle daño a nadie, sin tener que sufrir este brutal ataque”.