Compartir

La Policía Nacional ha detenido al compañero de piso del joven británico que fue hallado desangrándose y con el pene amputado en las calles de Zaragoza, el pasado 8 de marzo.

Según ‘El Heraldo de Aragón’, los agentes trabajaban con la sospecha de que para llevar a cabo el corte habría precisado la colaboración de alguien, pese a que aseguraba haberlo hecho él mismo.

En las últimas horas se ha confirmado que el hombre de 33 años sufre un trastorno de personalidad y llevaba semanas indagando en una aplicación de citas para localizar a alguien que le ayudara.

Según el diario aragonés, el detenido ha confirmado que llevó a cabo la amputación con consentimiento de la víctima, y ahora se investiga si recibió algún tipo de contraprestación por ello, y si lo grabó.

Los médicos del Hospital Miguel Servet han culminado con éxito la reimplantación del pene.