Quantcast

Delitos contra la seguridad vial, hurtos y lesiones, las condenas más frecuentes en 2019

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este lunes la estadística de condenados por sentencia firme en 2019, de la que se desprende que fueron un total de 286.931 adultos -un 0,1% más que el año anterior- y que los delitos más frecuentes fueron los relacionados con la seguridad vial (22,2% del total), los hurtos (17,4%) y las lesiones (16,8%).

Estas cifras se extraen de las sentencias dictadas y comunicadas al Registro Central de Penados, y arrojan otro dato relevante, y es que de los condenados, el 79,4% eran varones, siendo el 20,6% restante mujeres. Esto supone un aumento del número de varones inscritos en dicho registro del 0,2%, mientras que el número de mujeres disminuye en un 0,4%.

En cuanto a la tasa de personas condenadas por cada 1.000 habitantes, en 2019 se ha situado en 7,4, mientras que la edad media fue de 37,5 años (37,5 años en los varones y 37,2 en las mujeres). Discriminando datos por sexo y edad, el grupo más frecuente de condenados fue el de 21 a 25 años en varones, y de 18 a 20 años en el de las mujeres.

Por otro lado, la mayor parte de los condenados (el 75%) tienen la nacionalidad española, aunque desde el INE matizan que atendiendo a la tasa de condenados por cada 1.000 habitantes, la de los condenados de nacionalidad extranjera (17,3) fue casi tres veces superior a la de los de nacionalidad española (6,2).

PENAS IMPUESTAS: PREVALECEN LAS PRIVATIVAS DE OTROS DERECHOS

En cuanto a las penas, desde el INE se detalla que se impusieron hasta 769.459 penas en sentencias firmes dictadas e inscritas en el Registro, eso es un 2,1% más que en 2018. El 46,5% de las penas, tanto principales como accesorias, fueron privativas de otros derechos, el 34,2% fueron de multa y el 19,2% privativas de libertad.

En cuanto al primer tipo, la más frecuente fue la inhabilitación especial para empleo, mientras que en las privativas de libertad, la más común fue la de prisión (18,5%). Por sexo, el 19,6% del total de las penas impuestas a varones fueron privativas de libertad (el 19,0% fueron de prisión), mientras que en las mujeres fue del 16,8%.

Por nacionalidad del penado, las privativas de libertad fueron más frecuentes entre los extranjeros, 20,1% del total, frente a 18,8% de los españoles. En particular, la pena de prisión supuso el 19,8% del total en los extranjeros y el 18,1% en los españoles.

Además, el informe del INE indica que se impusieron 142.513 penas de prisión, un 0,1% menos que en 2018, y que de esas, sólo el 1,2% tenían una duración de más de cinco años. El 35,9% de las penas de prisión recayeron sobre delitos relativos al patrimonio y orden socioeconómico, el 16,6% sobre delitos relativos a la seguridad colectiva y el 11,7% sobre delitos de lesiones.

En cuanto a la tipología del delito, si bien lo más frecuentes fueron contra la seguridad vial, hurtos y lesiones, también hubo 24.129 defraudaciones, 24.000 robos, 22.398 amenazas, 17.182 quebrantamientos de condena, 12.966 atentados contra la autoridad, 11.567 delitos contra la salud pública, 10.252 delitos de daños, 8.368 falsedades documentales, 8.102 delitos de tortura o contra la integridad moral y 5.810 delitos contra los derechos y deberes familiares.

ANDALUCÍA, DONDE HAY MÁS CONDENAS

Por territorios, Andalucía es la comunidad autónoma que acapara mayor número de condenas, el 19,1 por ciento del total. Le siguen Cataluña con un 16,1% y Comunidad de Madrid con un 13,3 por ciento.

Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla registraron las tasas de condenados inscritos por 1.000 habitantes más elevadas (25,3 y 24,3 respectivamente), mientras que Castilla y León (5,6), Castilla-La Mancha y Extremadura (ambas con 5,7), presentaron las tasas más bajas.

Por otro lado, del total de delitos de 2019, 412.571, el mayor porcentaje recae en Andalucía (77.303), seguida de Cataluña (71.655), Comunidad de Madrid (54.264) y Comunidad Valenciana (53.383).

Comentarios de Facebook