Compartir

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, declaró hoy que la cancelación del Mobile de Barcelona es “incomprensible” porque no había razones sanitarias, “y es evidente que atiende a otra realidad que nada tiene que ver con el origen o la causa central de salud pública”.

En declaraciones a Radio Nacional, recogidas por Servimedia, Díaz afirmó que “lo que hemos vivido con el Mobile y las agitaciones interesadas a veces en los mercados nos deberían poner sentido común”.

La suspensión de la feria, a su entender, “es “incomprensible sin lugar a dudas”, y prueba de ello es que “está habiendo otras ferias, quizás más pequeñas que el Mobile, pero que se están manteniendo, y en nuestro país no hay ningún riesgo, está todo controlado y protocolizado”.

IMPORTANTES CONSECUENCIAS ECONÓMICAS

La cancelación del Mobile World Congress (MWC) “traerá consigo la pérdida de 13.000 puestos de trabajo temporales” y supondrá “500 millones de euros menos de gasto en Barcelona”, según la previsión que presentó este jueves la escuela universitaria Ostelea.

Las previsiones de Ostelea estimaban que el MWC tuviera un impacto económico de 473 millones de euros, de los que cerca de 117,7 millones serían generados en restaurantes, pubs y locales nocturnos, con un promedio de 256 euros gastados por persona en todos los días de congreso.

Según los indicadores de la entidad, durante el mes de febrero y con motivo del MWC, el número de reservas hoteleras aumentó entre un 473% y un 813%, respecto a otros meses. Además, los servicios de alojamiento alternativo como Airbnb “dejarán de percibir los seis millones de euros que esperaban generar durante el evento”, aseguraron.

De esos 13.000 puestos de trabajo temporales que se perderán por culpa de la cancelación del congreso, la mayor parte están ligados al sector Mice (traductores, azafatas, etc.).

Además, la suspensión del MWC “acarrea una pérdida significativa de viajantes ejecutivos, los cuales generan un promedio de 300 euros diarios por persona durante su estancia”, apuntaron desde Ostelea.

El investigador del campus de Barcelona de Ostelea, José Antonio Mansilla, indicó que una de las características propias del turismo es “su propia fragilidad”. “No tiene la capacidad de controlar aspectos externos como este; es importante diversificar la oferta turística en la ciudad para no tener una dependencia de eventos tan mediáticos como el Mobile”, añadió.

¿QUIEN DEBE ASUMIR LAS CONSECUENCIAS?

El director general de la GSMA, organizadora del Mobile World Congress (MWC), Mats Granryd, aseguró hoy que la feria se ha cancelado este año “por una causa de fuerza mayor” que se debe exclusivamente al coronavirus y “no hay ninguna otra razón más”.

En la rueda de prensa para explicar los motivos de suspensión del congreso, el directivo adujo que se ha cancelado el Mobile porque “es un evento mundial, al que viene gente de todo el mundo” y no porque en España exista alarma sanitaria, como han querido dejar claro las Administraciones central, autonómica catalana y barcelonesa.

El consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, señaló que el pago de las indemnizaciones por la suspensión las pagarán los seguros en consonancia “con esa causa de fuerza mayor” que amparan los estudios sanitarios de que disponen, pero declinó dar detalles sobre las pólizas contratadas.

La GSMA comentó que no tiene aún cifras sobre las indemnizaciones y dijo que no quería valorar las razones por las que se ha suspendido este encuentro mientras se ha mantenido un evento similar en Amsterdam durante estos días.

En la misma rueda de prensa, la alcaldesa Ada Colau; la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, y el consejero de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, coincidieron en que comprenden las razones aducidas por la GSMA, aunque insistieron en que ni en España ni en Cataluña existe “alarma sanitaria”. Los tres prometieron trabajar desde ya con la GSMA para seguir muchos años con el Mobile en Barcelona.

(SERVIMEDIA)