Compartir

La Audiencia Provincial de Valencia juzgó el miércoles a un joven acusado de malos tratos tras haber propinado a su pareja una paliza el pasado 13 de octubre de 2017.

En el día de los autos, el acusado confesó que se encontraba en compañía de su hermanos y de los dos hijos de éste cuando pidió a su mujer unas cervezas. La víctima tras informarles que no había, salió a la tienda a comparar más.

A su regreso, el hombre comenzó a insultarla y vejarla llegando incluso a agredirla físicamente, informa ‘Levante-EMV‘.

Por su parte, la fiscal de esta causa reclama para el acusado penas que suman diez años y cinco meses de cárcel por un delito de lesiones, otro de amenazas, un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar y un delito de homicidio en grado de tentativa, con la agravante de parentesco, informa ‘La Razón‘.

Además, solicita indemnizaciones por un total de 213.000 euros para la víctima por los días impeditivos a causa de las múltiples lesiones sufridas, por las secuelas, por la pérdida de calidad de vida por estas y por daño psíquico.