sábado, 19 septiembre 2020 5:21

Cantabria suma 58 casos que elevan a 639 los activos y hay 30 brotes

Cantabria ha sumado en las últimas horas 58 nuevos positivos de coronavirus, 48 el domingo y diez este lunes por la mañana, que elevan a 639 los casos activos en la región. De ellos, 25 están hospitalizados, uno en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Se trata de un paciente que estaba planta y ha empeorado.

Además, de los niños ingresados, continúa un bebé recién nacido, que está “bien” pero hay que controlar su evolución, y es “posible” que está jornada haya algún nuevo ingreso pediátrico, según ha avanzado el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, que ha destacado que uno de los 30 brotes que hay en la Comunidad Autónoma se localiza precisamente en el servicio de Pediatría del Hospital Valdecilla, con seis facultativos afectados, algunos de los cuales prestan también servicio en Sierrallana.

En declaraciones a los periodistas en el Parlamento, antes de reunirse con los portavoces de los grupos, ha detallado que cuatro de ellos son “claramente” positivos Covid-19 y los otros dos, “sospechosos” de padecer la nueva enfermedad, pues todavía no tienen el resultado de la prueba PCR.

No obstante, todos ellos han sido retirados de la actividad asistencial, como establecen los protocolos, y se está pendiente del resto de profesionales con los que han estado en contacto para, ante “el más mínimo síntoma”, separarles también del servicio de manera preventiva.

Rodríguez ha indicado que este brote afecta solo a facultativos, y no a otras categorías sanitarias, y ha tachado de “preocupante” el aumento de casos entre personal sanitario, que están creciendo “considerablemente”.

Tras reflexionar que parte de los contagios se pueden producir en el ámbito sanitario y otros en el privado, ha destacado que “fundamentalmente” se están dando entre los residentes, que son los más jóvenes, de ahí que haya insistido en que tengan “especial cuidado” con las medidas de higiene en su ámbito privado.

Brotes

En cuanto a los brotes en general, la mayoría -28 del total- son de menos de diez personas y casi todos están relacionados con reuniones sociales y familiares, que el consejero ha pedido “evitar en la medida de lo posible”.

A esos focos hay que sumar los seis positivos detectados en otras tantas en residencias de mayores, uno en cada una, centros en los que no ha habido novedades respecto al número de infectados.

En línea con lo anterior, y de los 25 hospitalizados, el consejero ha subrayado que diez son personas mayores de 75 años, por lo que ha vuelto a llamar a guardar la distancia social y tener cuidado en el contacto con este colectivo, el más vulnerable al virus y quienes acaban ingresados.

Defiende las restricciones en Cantabria

Respecto a las restricciones que han entrado en vigor este lunes en Cantabria, que incluyen el cierre del ocio nocturno y la prohibición de fumar en la playa y en espacios públicos donde no se pueda guardar los dos metros de distancia -4 metros ante personas vulnerables como niños o ancianos-, el consejero ha lamentado que en los arenales -donde no es obligatoria la mascarilla- no se está guardando la distancia social.

También ha recalcado que se prohíbe cualquier actividad en playas durante la noche, cuando han de permanecer “vacías” y evitar así que se concentre gente en ellas. “Lo que no vamos a hacer es cerrar los locales de ocio nocturno para que se produzca un desplazamiento de las personas hacia las playas”.

Rodríguez, que ha recordado que en las terrazas en las que se permite fumar se reduce el aforo al 50% -y se mantiene en el 100% en las ‘libres de humo’-, ha reconocido que el cierre del ocio nocturno genera “mucha contrariedad” en el sector, pero ha subrayado que se trata de una decisión acordada por unanimidad entre el Ministerio de Sanidad y todas las comunidades autónomas.

Creemos firmemente que la medida es correcta y que va a evitar muchos casos“, ha defendido, antes de insistir en que en los locales de hostelería y restauración hay que mantener un metro y medio de distancia, sea en la barra o mesas, siendo el horario de cierre máximo a la una de la madrugada.

A este respecto, ha aclarado que el permiso o prohibición de fumar en terrazas es algo que depende de los hosteleros, mientras que “la distancia la tiene que poner la persona”, que es quien tiene que cumplir con la normativa de guardar dos o cuatro metros de separación y quien por tanto se enfrenta a posibles sanciones.

De momento, los expedientes a raíz de las inspecciones puestas en marcha la semana pasada están siendo más informativas que sancionadoras.

Y respecto a la restricción de los grupos a un máximo de diez personas, el responsable de Sanidad ha llamado la atención acerca de que, en la actualidad, en Cantabria hay 1.791 contactos de positivos Covid en seguimiento.

“Cuanto mayor es el tamaño de los grupos, mayores contactos se generan y, por lo tanto, hay que poner también un límite al tamaño de los grupos, pues “el virus es muy rápido”, ha avisado. “Muchas veces, cuando nosotros estamos localizando los contactos de un caso positivo, esos contactos ya han transmitido la infección a otras personas”.

Por ello, ha insistido de nuevo en el cumplimiento de las normas, como el uso obligatorio de la mascarilla y, sobre todo, guardar la distancia social, porque “por muy rápido que queramos ser en el sector sanitario, cuando llegamos ya hay gente que ha transmitido la infección”.

Cantabria está “lejos” de la situación de País Vasco

Por otro lado, preguntado por la pandemia en Euskadi, que este lunes ha regresado a la situación de emergencia sanitaria para frenar la expansión del virus, el responsable cántabro del ramo entiende “perfectamente” la decisión adoptada por la Comunidad vecina ante la “preocupante” situación y se ha solidarizado con su homóloga vasca, Nekane Murga, a la que ha traslado su “más sincero apoyo”.

Si yo estuviese en su situación, hubiera intentado hacer lo mismo“, ha apostillado, para resaltar que su “principal” cometido es la salud de la población. “Entiendo la situación por la que está pasando”, ha apostillado.

Ahora bien, ha asegurado que en Cantabria estamos “muy alejados· de esa coyuntura, pese a que también es “preocupante” la incidencia del Covid en esta región, con 67 casos por cien mil habitantes, que es un índice “muy importante”.

Estamos lejos de esa emergencia, lo cual no quiere decir que no podamos llegar. Si esto sigue así…“, ha expresado Miguel Rodríguez, para mostrar su confianza en que las medidas adoptadas influyan en la evolución de la pandemia. “Si no tendremos que empezar a escalar” e implantar restricciones de la fase 3 de la desescalada, como el control de aforos.

Más rastreadores y segunda oleada de Covid

El consejero, que también ha contestado a preguntas de los medios durante la inauguración de un curso en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, ha señalado que se hablará de ‘segunda oleada’ del Covid en Cantabria cuando haya una “transmisión comunitaria descontrolada” y el número de contagiados sea tan alto que los rastreadores no puedan hacer su trabajo de estudio de los positivos y seguimiento de los contactos.

“No estamos en esa situación” pero “tenemos que estar pendientes y ser conscientes de que la situación se va agravando semana a semana”, ha advertido, antes de indicar que se está “lejos” de una situación descontrolada porque se van contratando rastreadores y esta semana se empezarán a hacer llamamientos para incorporar a más.

Ahora bien, ha recordado que esa contratación tendrá “fin”, ya no solo por motivos presupuestarios, sino porque “llegará un momento en que no encontremos gente para hacer de rastreadores”, ha concluido.