Compartir
VOX

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, vinculó este jueves el auge de “movimientos nacionalpopulistas y xenófobos” en Europa, entre los que situó a Vox, con el “incremento de la desigualdad” y las “heridas sociales” provocadas por la crisis del euro en las sociedades europeas.

Así se pronunció el jefe de la diplomacia europea durante el comienzo de su intervención ante la Comisión Mixta ante la UE en el Congreso de los Diputados, en la que reflexionó sobre el auge de este tipo de movimientos que están apareciendo en la Unión Europea y que ha tenido en Andalucía -a través del resultado de Vox en las elecciones autonómicas en Andalucía- su primer foco de expresión.

Comentó que hasta esos comicios España había sido “inmune, hasta cierta a medida, a los movimientos nacionalpopulistas y xenófobos” que en Europa tienen su expresión en líderes como el italiano Matteo Salvini, el húngaro Viktor Orbán, la francesa Marinne Le Pen o los alemanes de Alternativa para Alemania.

“Tras las elecciones andaluzas, no podemos proclamar que estamos inmunes, porque ha emergido un partido que se parece a los que aparecieron hace un tiempo en Europa”, arguyó.

Ante tal constatación, creyó llegado el momento de analizar el nuevo tiempo político que se avecina sin caer en un “alarmismo irreflexivo que lleve a considerar negativamente la expresión de los ciudadanos” en las urnas y a ponderar “desapasionadamente” este “cambio de tendencia”.

No obstante, vinculó que el auge de este tipo de formaciones políticas se debe al “incremento de la desigualdad” y a las “heridas sociales” provocadas por la crisis del euro en las sociedades europeas.