Compartir

El consejero delegado de Boeing, Dennis Muilenburg, destaca que la compañía está ultimando una actualización del software de los aviones Boeing 737 Max y la correspondiente formación para pilotos de este modelo para resolver los problemas descubiertos tras la investigación del accidente del vuelo 610 de Lion Air.

Así se expresa Muilenburg en una carta abierta donde asegura que “sabemos que de nuestro trabajo dependen muchas vidas, y nuestros equipos asumen plenamente esta responsabilidad con un profundo compromiso cada día”.

A este respecto, explica que en función de los hechos del accidente del vuelo 610 de Lion Air y en los datos que se vayan obteniendo en la investigación del accidente del vuelo 302 de Ethiopian Airlines, la compañía está tomando medidas para garantizar plenamente la seguridad del 737 MAX.

Además, lamenta que ”las trágicas pérdidas de los vuelos 302 de Ethiopian Airlines y 610 de Lion Air nos afectan a todos, uniendo a personas y países que comparten su dolor con las familias en duelo”.

“Sentimos un gran pesar, y queremos trasladar nuestras más sinceras condolencias a los seres queridos de los pasajeros y tripulaciones a bordo”, añade el máximo responsable de Boeing.

En esta línea, sostiene que “la seguridad es un pilar esencial que comparten todos los empleados de Boeing, y garantizar viajes seguros y fiables a bordo de nuestros aviones es un valor permanente y representa nuestro compromiso más trascendente con todo el mundo”.

Por otro lado, lamenta “las dificultades que están causando a nuestros clientes y a los pasajeros que la flota de los 737 MAX permanezca en tierra”.

“Hace más de un siglo que Boeing trabaja por la seguridad aérea, y seguiremos proporcionando a nuestros clientes de todo el mundo y a sus pilotos los mejores productos, formación y soporte. Nuestro compromiso de aumentar la seguridad de aviones, que ya de por sí son seguros, es constante e irrenunciable”, concluye.

(SERVIMEDIA)