Compartir

El Ayuntamiento de Almería ha recordado la normativa del Plan Municipal de Playas, de cara a la temporada estival, que prohíbe la presencia de perros sobre la arena. Una medida que defienden en pro de la convivencia, y que se suma a otras como la de no permitir los aparatos sonoros o instrumentos musicales que por su volumen puedan molestar.

En relación a las mascotas, según ‘La Voz de Almería‘, el bando municipal hace especial hincapié en la necesidad de mantener la seguridad en las playas y en los lugares públicos de baño, así como la limpieza, higiene o salubridad.

El Consistorio destaca además la obligación de emplear agua con vinagre común para retirar las micciones de los animales domésticos, con una especial mención a sus dueños, que deberán velar porque “ni orinen ni defequen en aceras y otros espacios transitados por personas” y también deberán impedir que lo hagan en jardines, paseos o en cualquier lugar específicamente prohibido para su entrada.

El bando también recoge que las mascotas no podrán ir sueltas, y deberán ir conducidas por el paseo marítimo, con correa y provistas de la correspondiente identificación.

Los perros de más de 20 kilos de peso tendrán que llevar bozal, correa resistente y no extensible y solo podrán ser llevados por mayores de edad. Eso sí, quedan exentos de llevar bozal los perros guía.

El Ayuntamiento de Almería prohíbe también dejar alimentos en el paseo marítimo o en los espigones que puedan atraer a “animales indeseados como roedores o insectos”; o alimentar a animales vagabundos o abandonados si pueden “derivarse molestias, daños o focos de insalubridad”, aunque añaden que “no será de aplicación esta prohibición en aquellas zonas donde haya colonias felinas provistas de autorización municipal”.

También hay referencia a los caballos, que “no podrán pasear por las arenas de las playas”, ni bañarse en agua del mar.

En cuanto a la presencia de usuarios o bañistas en las playas, el bando municipal subraya que a partir de las 0,00 horas está prohibido hacer ruido que pueda molestar a los vecinos, tanto en primera como en segunda línea de playa; y pone el acento en que está prohibido acampar en la arena.