Compartir

Miki, el representante de España en Eurovisión, vivió un momento ‘tierra trágame’ en los minutos previos a que comenzaran las votaciones del certamen musical.

Junto al resto de la delegación española, Miki apareció en pantalla agitando la bandera que tenía en las manos. Sin embargo fue tal el enfasis con el que lo hizo, que se quedó solo con el palo… y con una cara de no dar crédito a lo que le había ocurrido delante de toda Europa.