Compartir

Mónica Naranjo se ha convertido en invitada platino de ‘El Hormiguero’, al acudir al programa de ‘Antena 3’ con motivo del lanzamiento de su disco ‘Mes Excentricités’, por sus 25 años de carrera; y para hablar de su nuevo programa ‘Mónica y el sexo’ que ha grabado en gran parte en Japón y que se emitirá en Mediaset.

Naranjo, que se divorció de su marido  Óscar Tarruella hace unos meses, contó que tenía muchas ganas de ir al país nipón con su pareja, pero que no pudo ser, y se mostró muy agradecida por la oportunidad que le había brindado el programa de la sexualidad.

Precisamente al hablar de ese tema, tanto el presentador Pablo Motos como la cantante, que se mostraban muy cómodos en la entrevista, se atrevieron a contar sus anécdotas picantes más desastrosas.

El primero en revelar su particular anécdota fue Motos, para animar a su invitada:  “Cuando me besé por primera vez con una chica, eructó dentro de mí. ¡Me hizo lo que yo llamo un Louis Armstrong!”, dijo el presentador.

La anécdota, sin embargo, de Mónica pasaba por la cama

“Un día, con mi pareja, estaba en plena faena. Yo arriba y él abajo. Yo estaba cabalgando y de repente me di cuenta de que él se estaba escurriendo por la cama. Entonces, le cogí y le puse en el centro de la cama… y ahí se acabó el rollo”, dijo.

La cantante añadió que su compañero le criticó diciendo que “era muy masculina, un marimacho!”, y Motos le respondió “¡haberle dejado que se cayera!”.