Compartir

Carlos Lozano ha terminado su aventura en ‘Supervivientes’ de la mejor manera posible con su ex Miriam Saavedra, que hace unos días llegaba a la isla y se presentaba como ‘el fantasma del pasado’. Tras un frío recibimiento y los primeros reproches, el expresentador de ‘OT’ aceptó pasar la última noche en una cabaña con la ‘reina inca’ y, tal y como era previsible, hubo una gran pelea, pero también hubo un final feliz.

Era imposible que ignoraran el pasado y la peruana le reprochó que no le hubiera tratado en su día como debiera: “Fuiste mi ilusión. No me esperaba salir y encontrarme las cosas que decías. Si te hubiese olvidado habría rehecho mi vida. Yo solo quería que me dieras el lugar que me correspondía”, aseguró.

Sin embargo, Carlos rechazó las críticas y le recordó con indignación que le dejó ‘en directo’ y a los pocos días se fue con otra persona: “Yo te di tu lugar, luego me vendiste en un programa de televisión y me engañaste con otro ¡No sabes amar! Miriam Saavedra, siga usted su camino y deja tu culebrón barato. Siga mintiendo y siga engañando a sus parejas próximas que le va a ir muy bien en la vida”.

Pese a toda la tensión, Lozano decidió olvidar lo pasado: “Te voy a perdonar porque me dijiste que te equivocaste”, a lo que la ‘reina inca’ se justificó: “Tenía la cabeza llena de mierda, había gente que me intoxicaba”.

 

A la mañana siguiente, tras pasar la noche en la cabaña, la reconciliada pareja salía a disfrutar de los últimos minutos en un balancín. Antes de que Carlos pusiera rumbo a nuestro país ambos se fundían en un tierno abrazo y se besaban, dejando abierta la puerta a una reconciliación cuando vuelvan a España.

Entre las últimas palabras que cruzaban Carlos decía a modo de reflexión: “Ha merecido la pena, ¿no? Discutir no sirve de nada”.

Más tarde, preguntada sobre la noche con Carlos, Miriam resumía lo sucedido: “Conversamos y llegamos a buen término. Se disculpó con mi mamá, que para mí era lo más importante. Vamos a volver a empezar de cero. Ocurrió de todo. Hubo discusiones y reconciliaciones, no voy a entrar en detalles, pero no ocurrió nada malo”.