lunes, 21 septiembre 2020 18:11

Windbound, Análisis – Un juego de supervivencia muy marítimo y zeldero

Con el estilo visual de Rime y de otros juegos muy artísticos como Zelda: Breath of the Wild, y sin grandes aspavientos, nos llega Windbound. Desarrollado por 5 Lives Studios y gracias a Koch Media, vamos a poder jugarlo en PC, PlayStation 4 y Xbox One y nos sentiremos como un Robinson Crusoe de isla en isla. Un juego de supervivencia muy indie y muy bonito.

Al empezar nos encontraremos en una isla y dependiendo de la dificultad que hayamos escogido, el reto será más complicado o más sencillo. Si elegimos diversión completa, al morir perderemos todo excepto algunos objetos y regresaremos al inicio del juego. Si elegimos el modo más fácil, seguiremos desde donde estábamos. Así que ya el juego nos pone en esa disyuntiva y nos deja en una isla sin saber qué hacer.

Survival marítimo

Como tenemos ya experiencia en los survival, nos vamos a limitar a dejar en paz a los bichejos que anden a nuestro alrededor, que tampoco buscarán gresca, y nos podremos a recoger materiales con el que empezar a construir objetos como una barca para navegar entre islas, una honda, armas… Vamos a ir descubriendo poco a poco las recetas y deberemos ir explorando los alrededores montados en nuestra barquita, primero de paja y luego mejorada, en busca de nuevos recursos y avances en la historia.

Contamos con dos barras bien diferenciadas, la roja es la de la salud y la amarilla la de resistencia. Si queremos nadar, luchar, correr, gastaremos resistencia y deberemos tener cuidado de no quedarnos sin ella, porque quedaremos desprotegidos, en caso de combates y nos ahogaremos en caso de estar en el agua.

Lo principal en Windbound es sobrevivir como un náufrago y aprovechar todos los recursos a nuestro favor. A medida que vayamos descubriendo más materiales y mejorando el equipo, empezaremos a poder plantar cara a los enemigos. Esto quiere decir que podremos empezar a comer carne.

Un mar vivo

En la supervivencia y búsqueda de nuestros compañeros, deberemos mejorar la barca y navegar. Nos ha gustado bastante la física de navegación de la barca en Windbound. Al igual que sucede con el mar en la realidad, el viento, las mareas y los elementos que no están en nuestro control guiarán nuestro destino. Esto tan poético quiere decir que si no orientamos bien las velas y si no remamos hacia donde queremos, podemos acabar en otro punto distinto del que teníamos previsto.

Al avanzar, vamos a ir dándonos cuenta de que al final el juego no puede aportarnos innovaciones y comienza a hacerse repetitivo. Sí, vamos a visitar islas nuevas y a encontrar nuevas sorpresas y enemigos diferentes, pero vamos a tener que ir haciendo lo mismo en cada isla, recoger materiales, crear objetos nuevos, mantener a la protagonista con vida… Y así durante toda la aventura. Eso sí, la historia si nos hace querer seguir hacia el final, ya que es un buen hilo conductor y nos engancha.

Cel-shading como Zelda

Gráficamente Windbound tiene un aspecto Cel-shading muy similar al de Rime o Zelda, el estilo artístico tan colorido pega mucho con el tipo de juego y la verdad es que, sin tener un gran equipo de desarrollo detrás, han conseguido realizar una aventura que se disfruta y entra por los ojos. Varios ambientes bien diferenciados y bastantes criaturas diferentes entre sí.

El aspecto sonoro notamos cierta falta de música ambiental, que solo aparece en ciertas situaciones. De todas formas, los efectos el aire, criaturas y demás está bien realizado. Tenemos que destacar que el juego viene traducido al español, algo que se agradece.

Windbound es una aventura marinera de supervivencia realizada por un pequeño estudio que ha conseguido que pasemos unas horas agradables y que tener con vida a la protagonista suponga un reto. Es algo más de lo que otros juegos han intentado y por eso es de esos títulos a los que hay que darle la oportunidad. Son los chicos de 5 Lives Studios los que se han encargado de su desarrollo y lo tenemos en nuestras consolas gracias a los amigos de Koch Media. Un juego entretenido para los amantes de la supervivencia.