Quantcast

Wasteland 3, Análisis – Una historia de rol de la vieja escuela que no defrauda

Hemos tenido que esperar mucho, pero que mucho tiempo hasta que la tercera entrega de Wasteland ha llegado a nuestras consolas. En concreto 6 años en los que teníamos noticias de que InXile Entertainment estaba desarrollando el juego. Por fin, gracias a Koch Media, tenemos aquí Wasteland 3 con todo el rezume a clásico pero adaptado a los nuevos tiempos. Con una historia apasionante por disfrutar.

Nos encontramos en un Estados Unidos postapocalíptico muy al estilo Fallout en donde, tras una explosión nuclear, todo desapareció y surgió una nueva sociedad dividida en facciones. En esta entrega nos vamos a Colorado con la facción protagonista del juego, los Ranger de Arizona. Nos veremos inmersos en unas disputas que no van con nosotros pero que al final nos afectan y deberemos ayudar al Patriarca, el que manda en el lugar, a evitar que le derroquen otros grupos.

Así pues, nos metemos de lleno en una historia en la que nuestras decisiones van a ser vitales para ver por dónde se desarrolla nuestro camino. Tendremos que elegir a unos personajes, conversar con una gran cantidad de secundarios con sus intereses y sus creencias y tener mano izquierda muchas veces y saber qué es lo que más nos conviene en cada momento. Rol clásico en vena es lo que promete Wasteland 3 y lo que, de hecho, nos da.

Bienvenidos a Colorado

Como hemos dicho, tenemos que elegir primero qué tipo de personajes queremos. Podemos escogerlos predefinidos o crear a dos personajes desde el inicio moldeándolos como más nos guste jugar o como pensemos que vamos a ir jugando a lo largo de Wasteland 3. Tenemos varias ramas donde elegir mejorar a los protagonistas, aunque ellos dos no pueden ser buenos en todo. Sin embargo, a medida que avancemos se van a ir uniendo a nuestro equipo otra serie de compañeros que nos van a ayudar en los campos donde flaqueemos.

Aunque el juego es de rol de corte clásico, el sistema de combate es estilo Xcom. Un escenario dividido en casillas y con lugares en donde cubrirnos que deberemos estudiar bien para realizar los movimientos correctos, ya que tan solo contamos con unos puntos de acción y si nos equivocamos, podemos ponernos al descubierto y fallar inesperadamente. Eso sí está hecho de forma muy accesible a todo el mundo y todo es fluido y divertido.

Cuando no estamos en combate, podemos dedicarnos a explorar el escenario, que es de mundo abierto y nos da total libertad para ir a cualquier punto. Eso sí, tendremos que tener cuidado de no caer en trampas o que nos descubra el enemigo en una mala cobertura porque vamos a sufrir el ataque de estos y no va a ser divertido. Podemos movernos a pie o ir en vehículo por el terreno y así acceder a lugares donde no podríamos ir a cuerpo descubierto.

Misiones principales y secundarias

Destacar que no solo existen combates que jugar obligatoriamente, ya que en cualquier misión principal o secundaria podemos toparnos con enemigos desperdigados y tener que usar hasta nuestro propio vehículo para que nos apoye con su potencia de fuego. A medida que luchamos y completamos misiones, vamos mejorando a nuestros protagonistas y ganando experiencia y puntos de habilidad que deberemos repartir de una manera equilibrada para mejorar el manejo en ciertas armas, predisponerlo a ataques a corta distancia o por el contrario que maneje bien los rifles a largo alcance.

También tendremos una parte de gestión en la base de los Ranger en donde nos refugiaremos y mantendremos al equipo a salvo. Podremos gestionar al grupo que sale de caza, mejorar el vehículo con el que nos desplazamos, curarnos y comerciar. También podremos reclutar personal y acceder a nuevas mejoras.

Otra de las innovaciones que aporta Wasteland 3 a la saga es el multijugador, con lo que vamos a poder compartir batallas con un amigo, que es algo que va a darle más vida y va a permitirnos combatir con más soltura y facilidad ante ciertos enemigos.

Cumple a nivel gráfico

Wasteland 3 es un juego de rol que no se centra en los gráficos, así que en este sentido debemos decir que no defrauda, pero tampoco asombra. Tiene unos modelados correctos, unos buenos escenarios y una buena dirección artística. Lo que no nos ha gustado son los largos periodos de carga que quizás afean un poco el resultado general.

La banda sonora luce bien y ambienta bien el mundo yermo en el que estamos en Wasteland 3. También debemos decir que las voces de los actores ingleses que dan vida a los personajes tienen buena calidad interpretativa. Y se agradece sobre manera, en un juego de este tipo, con tanto diálogo, la b.

Wasteland 3 supone una nueva muesca en la saga que parecía que nunca iba a llegar. InXile ha conseguido hacer un juego que encante a los aficionados más longevos pero que también suponga un buen punto de entrada para los novatos amantes del rol. Una gran historia. Gran profundidad de personalización. Multijugador. Wasteland 3 es una elección genial si te gusta el rol clásico, con jugabilidad tipo Xcom por turnos y con cientos y cientos de horas de una historia apasionante por delante. Koch Media nos acerca este gran Wasteland 3.

Comentarios de Facebook