lunes, 21 septiembre 2020 18:07

Captain Tsubasa: Rise of the Champions – La mejor recreación de Óliver y Benji

Óliver y Benji fue una serie que marcó la niñez y juventud de muchas personas. Una serie en la que Tsubasa, que en Japón se llamaba así a Óliver, pasaba de ser un niño prodigio a jugar en los mejores equipos del mundo. Una serie en la que los campos eran redondos, los futbolistas hacían tiros mágicos y que de realidad tenía poco pero que entretenía y te dejaba pegado a la televisión. El estudio Tamsoft nos trae la mejor recreación de la serie en forma de videojuego y Bandai Namco se encarga de llevarlo hasta nuestras consolas. Entremos en el mundo de Óliver y Benji, de Captain Tsubasa: Rise of the Champions.

La historia nos sitúa con un Óliver ya mayorcito que ha ganado dos campeonatos juveniles de Japón y se encuentra ante su último año de secundaria. Tras el próximo campeonato juvenil y campeonato mundial juvenil, viajará a Brasil para jugar entre profesionales. Esa es la historia que vamos a vivir en Captain Tsubasa: Rise of the Champions.

La historia

El modo principal del juego El viaje se divide en dos historias. La historia de Tsubasa y el Episodio Nuevo héroe. Con Tsubasa Ozora viviremos lo que os hemos contado anteriormente entremezclando los muchos diálogos que habrá durante el juego con los 6 partidos que nos permiten conocer a fondo el manejo de este juego. El juego te recomienda jugar primero a este modo que desarrolla distintos arcos argumentales y que a la vez nos va enseñando a controlar a los jugadores durante el modo partido, que de esto hablaremos más adelante.

Nos vamos a encontrar con muchísimos personajes conocidos que nos sonarán de cuando veíamos la serie, eso sí, los nombres son todos japoneses, ya que la traducción de los nombres se realizó directamente para España, así que algunos reconoceremos su cara, pero el nombre será totalmente diferente. Jugaremos contra Mark Lenders y todo su Toho, contra Tom Baker, veremos a los Gemelos Derrick… y así todos los que os podáis imaginar.

Algo que nos gusta mucho en el modo historia es que, si durante los partidos recreamos alguna de las acciones que se dan en la serie, saltarán escenas cinemáticas reproduciéndolas y dejándonos con muy buen sabor de boca y buenos recuerdos.

En cuanto al otro modo, el Episodio Nuevo Héroe, la historia es diferente y nos meteremos de lleno en un guion alternativo y con nuevos equipos, jugadores distintos y nuestro propio futbolista. Deberemos elegir en qué equipo comenzar, y en qué posición. Deberemos ganarnos el puesto como titular en ese equipo, mejorar al jugador, e ir aumentando las estadísticas hasta hacerle un especialista con nuestras técnicas y habilidades. Además, tendremos que tratar con los distintos jugadores y hacer amistad. El objetivo es entrar en el Dream Team que es la selección japonesa.

Al más puro estilo Mi carrera de otros juegos de fútbol, lo que necesitamos es sacar buenas valoraciones para ir recibiendo una cantidad puntos para repartir en las estadísticas. Hay una gran profundidad en cuanto a las habilidades que podemos ir aprendiendo y así ir personalizando al máximo a nuestro jugador. También aparecen los sobres, que deberemos ir adquiriendo con puntos del juego y nos servirán para mejorar amistad con personajes y más cosas que es mejor que descubráis por vosotros mismos.

Jugabilidad

En cuanto a la jugabilidad, nos encontramos ante un juego de fútbol, pero algo diferente a lo que estamos acostumbrados con otras franquicias. No sigue al dedillo las reglas del fútbol. Es un juego mucho más parecido a lo que nos encontramos en la serie que a lo que es el fútbol real. También es cierto que esto no es ningún simulador, es la recreación de una serie de anime muy famosa y llevada a videojuego.

Lo primero que os vais a encontrar, bueno, mejor dicho, que no vais a ver, son faltas, no existen. Ya puedes cometer la entrada más brutal, que el árbitro no va a pitar. Tenemos un botón de disparo, otro de pase, otro de pase largo y otro de pase al hueco. También con los gatillos podremos hacer regates rápidos y correr. En defensa tenemos la embestida y la entrada al suelo, la carrera, cambiar de jugador, presionar automáticamente y que presionen nuestros compañeros.

Cada jugador cuenta con una barra de energía que cuando corre se va gastando. También se gasta si hacemos regates rápidos. Esta barra se recarga rápido, pero deberemos ir cuidándola para cuando la necesitemos, usarla para las acciones. En cuanto a los porteros, esta barra se va consumiendo y es en los descansos cuando se rellena. Cuanta más llena esté, más pararán, así que a medida que va bajando, hay más posibilidades de marcar a medida que se la vamos vaciando.

Si el jugador que controlamos tiene un chut especial, manteniendo pulsado el tiro y estando en rango de tiro hará un tiro especial. Esto se puede ver cuando el jugador que recibe el balón aparecen encima de su cabeza las acciones y lo que puede realizar. Así que con lo que os hemos contado, si comenzáis a pegar tiros a puerta especiales, al final el portero no va a parar ni una, algo que nos ha resultado algo decepcionante.

Gran personalización

A nivel táctico podréis retocar las alineaciones, los sistemas y las estrategias, pero poco más. El sistema de regate es muy sencillo y los duelos se deciden a suertes cuando colisionan dos jugadores. Pero bueno, ya os avisamos que a medida que vayáis avanzando van a ir desbloqueándose ciertas posibilidades que le darán más vida al juego.

Gráficamente tenemos que decir que las animaciones de los jugadores no son las mejores que hemos visto y los modelados cumplen sin más. Eso sí, cuando la cinemática entra en juego, nos vamos a deleitar con todos los tiros especiales que veíamos en la serie y que están perfectamente recreados. Igual sucede con las acciones de los porteros. También nos ha gustado que al ser un juego más arcade que real, hay cambios de cámara y zoom que le quedan muy bien al juego.

En cuanto a la banda sonora, tenemos una amplia cantidad de canciones de todo tipo que acompañan y ambientan muy bien los partidos. Es extraño porque en otros juegos de fútbol, cuando se juega, no hay canciones. Pero aquí sí y no deslucen nada. También las voces están en japonés, así como los nombres de los jugadores. Sin embargo, los nombres de los tiros están en nuestro idioma.

Si vas a jugar a Captain Tsubasa: Rise of the New Champions como una alternativa a los juegos realistas de fútbol, te equivocas de elección. Pero si lo que buscas es rememorar viejos tiempos y sentirte como cuando eras pequeño y veías a Óliver y Benji partirse el lomo ganando partidos con sus tiros especiales y sus paradas espectaculares en partidos que duraban 5 capítulos, has acertado. Los chicos de Tamsoft sin duda que han hecho la mejor recreación de la serie en un videojuego. Y gracias a Bandai Namco, lo podemos jugar en consola. Un gran juego que os encantará.