Compartir

Esta generación de consolas está llegando a su fin y se está volviendo a sacar los grandes juegos de la pasada generación. Este es el caso de la saga Saints Row con sus apariciones para Switch y ahora con este The Third Remastered, donde Voltion dio el do de pecho y plantaba cara al dominador del género Grand Theft Auto con un estilo más de canallesco. Junto con Sperasoft relanzan la tercera entrega, y al menos a gusto personal, la mejor de todas. Koch Media está detrás de la distribución de este alocado juego que ahora podemos disfrutar con todo su contenido y con unos gráficos remozados a la nueva generación.

Saints Row The Third Remastered nos coloca en el punto en que los Saints, la banda protagonista, controlan toda la ciudad de Steelport. Han pasado de ser una banda de pandilleros hasta crear su propia marca de merchandising, incluidos los cabezones de Johnny Gat, el personaje asiático del juego. Todo comienza a lo grande, con un atraco de película, con una caja fuerte transportada en un helicóptero, cientos de enemigos intentando evitar nuestro atraco y la aparición de El Sindicato, una organización dispuesta a tirar por tierra todo el reinado de nuestra banda morada. A partir de aquí comienza una alocada historia no apta para menores donde cualquier locura puede sucede sin tabúes ni cortapisas.

Saints Row The Third es un Sandbox muy completo, una aventura de mundo abierto en el que podremos ir realizando las misiones de forma libre o movernos por todo el mapa simplemente para dar una vuelta y armar el caos por la ciudad. Es un juego para hacer locuras con un guión histriónico, en contraposición al realismo de la competencia videojueguil.. Al comiendo tendremos que personalizar a nuestro protagonista, ya sea hombre o mujer. Sus rasgos pueden ser elegidos o incluso “tallados” como nosotros queramos hasta el punto de que podremos decidir lo grande o pequeño de su entrepierna en caso del hombre y de busto en caso de mujer.

En las misiones principales se va desarrollando la historia y cada vez será más destartalado lo que vaya a ocurrir, pero también el juego está plagado de misiones secundarias bastante sencillas y que permiten que el juego se alargue y sea más variado. Por si esto fuera poco, también podremos dedicarnos a las actividades que tendremos que ir desbloqueando y que merece la pena ir haciendo por la imaginación puesta en ellas. Estas actividades van desde la destrucción de objetos públicos como bancos, farolas, realizar accidentes falsos para cobrar del seguro, todo desde el punto de vista de un show televisivo de Prime Time.

El esfuerzo realizado en este Remaster es muy notable con más de 4000 objetos reelaborados, entornos mejorados y mejoras muy notables en los gráficos tanto de los personajes como de los escenarios y los entornos. Por supuesto también tenemos remasterizados los 3 packs de misiones descargables que en su día aparecieron para el juego original y los más de 30 objetos nuevos que la edición básica no tenía y para completar todo esto se nos pueden ir más de 40 horas de alocado juego.

La personalización es uno de los factores clave en este juego ya que hay multitud de armas alocadas, desde pistolas a dildos inmensos con los que golpear a los enemigos como si fuera un bate de béisbol. En los vehículos tampoco se queda corto el juego ya que desde coches deportivos, de calle o incluso tanques y aviones de combate con los que arrasar con todo lo que tengamos bajo nuestros pies. A nuestro personaje podremos vestirle de la manera que queramos con la cantidad inmensa de ropa que podremos adquirir en las tiendas que desbloqueemos por la ciudad y así ponerle el estilo que queramos. También hay tatuajes, peinados e incluso podremos ir a un cirujano plástico para cambiarlo por si el primer personaje que hicimos no nos quedó como nos hubiera gustado. Podemos elegirle el tipo de cuerpo, desde un personaje musculado a más no poder a uno gordo y fofo como recién salido de cuarentena o algo a medio camino.

En cuanto a la jugabilidad, el punto que más nos ha sorprendido ha sido el apuntado, que se ha mejorado notabilísimamente con respecto a la versión que pudimos disfrutar hace un tiempo en Switch. Ahora va muy fluido y es sencillo el apuntar sin que la mira se desplace. Además también el control es muy fluido, se nota que se han esmerado aquí, ya que esta función suscitó muchas críticas entre los jugadores. En cuanto la conducción de vehículos, está muy bien realizada y es una gozada recorrer la ciudad a toda velocidad.

En cuanto a los modos de juego, la historia principal podremos jugarla en solitario o también en cooperativo mediante online. No hay opción de pantalla partida pero si que podremos buscar un matchmaking con un desconocido y partir la pana por Steelport con él.. El otro modo para desconectar de la historia es la Horda donde, como su propio nombre indica, nos enfrentaremos a hordas de enemigos que tendremos que ir eliminando para avanzar. Un modo de juego básicos y en el que a veces deberemos ir derrotando a enemigos de las formas más disparatadas.

Gráficamente el juego luce muy bien y se nota mucho cómo lo han remozado y perfectamente podría pasar por uno de los juegos actuales. Se ve muy bien, muy fluido y no sufre apenas de caídas de frames, algo que se agradece. Sorprende el modelado y sobretodo los colores que utiliza en los escenarios resaltado los neones y los morados, colores de los Saints.

La Banda Sonora de este juego es de lo mejor ya que dispone de radios, al estilo GTA con multitud de emisoras con músicas diferentes desde el Reguetón hasta la música clásica pasando por Hip Hop o electrónica. Canciones de aquel 2011 e incluso anteriores que nos evocarán épocas pasadas. El juego está doblado al inglés, un doblaje bastante bueno y traducido al español llevando la canalla jerga del juego a expresiones españolas que nos harán soltar carcajadas en algunos momentos.

Saints Row The Third Remastered es un sandbox que quiso ser el contrapunto a GTA pero que ha terminado teniendo un estilo propio. Podemos decir que la tercera entrega es la mejor de toda la saga, ya que lo anterior era bueno pero sin llegar al nivel de este juego y lo que apareció después fue un aprovechar el éxito que tuvo este juego pero sin llegar a esta calidad. Esta remasterización es una oportunidad excelente de retomar un juego totalmente disfrutable con unos gráficos de última generación y una jugabilidad pulida al máximo. Saints Row os promete desenfreno alocado y risas en una historia de guión de cine y con horas y horas por jugar. ¿Qué mejor que ir con un consolador gigante reventando cabezas por Steelport? Gracias a Koch Media vamos a poder tener esta locura en nuestras consolas.. No dudéis que lo vais a pasar genial con el remaster de la tercera entrega de Saints Row.