Compartir

Hace unos años se pusieron de moda los juegos de cultivo de granjas en las redes sociales y todo el mundo estaba enganchado a ver cómo su granja iba viento en popa. Este concepto se vio evolucionado con juegos como Harvest Moon y posteriormente Stardew Valley en donde ya se añadían factores sociales, mineros, de lucha… Ahora de la mano del estudio Pathea y de Team17 llega My Time at Portia, una revolución del concepto de estos juegos en los que tendremos múltiples tareas por realizar.

En My Time at Portia lo primero que haremos será elegir qué personaje encarnaremos en la aventura personalizando sus rasgos, su sexo y su nombre y posteriormente llegaremos a Portia en donde nuestro padre nos ha dejado una pequeña cabaña que era su taller y que tendremos que devolver a la gloria de antaño dentro de una comunidad bien establecida que nos acogerá como el artesano que somos. A partir de estas primeras misiones se nos dará libertad de acción aunque siempre guiados por las múltiples misiones y encargos que nos darán los personajes que nos iremos encontrando.

El punto diferenciador de otros juegos con respecto a My Time at Portia es que aquí se dará más importancia a la construcción. Así pues con un pequeño cuaderno que nos dejó nuestro padre en prenda iremos guiándonos en la albañilería y artesanía. Deberemos recolectar materias primas para transformarlas en otras más elaboradas con las que formar la estructura o herramienta que queramos. Además tendremos que ir construyendo herramientas, ensamblar piezas según los planos. Todo lleva una estructura de cadena que nos ha parecido bastante original. Hay misiones en las que el tiempo no importa, sin embargo en otros encargos tendremos fecha límite y esto nos puede llevar a tener un poco de stress si no nos organizamos, ya que a lo largo del día vamos gastando energía y tenemos esta limitación para hacer todas las tareas.

También la vida social está muy patente y podremos hablar y conocer a todos los habitantes de Portia y de alrededores pudiendo conversar con cada uno de ellos en un modelo de selección de acción también bastante original, así pues con cada uno podremos hablar, dar un regalo, pelear, jugar a piedra papel o tijera. Cada opción según con quien la elijamos conllevará una reacción.

La recolección se llevará a cabo al principio del juego con los materiales desperdigados por los alrededores de la casa, así pues recogeremos piedras y ramas que es lo más necesario al principio. Pero cuando nos hayamos construido las herramientas podremos ya talar árboles con el hacha o romper piedras con el pico. También podremos ir a la mina con un sistema muy parecido al retocador del mundos de No Man’s Sky y modificaremos el terreno para conseguir minerales más especiales y objetos. Estos minerales habrá que pasarlos por el horno para convertirlos en lingotes y que puedan ser utilizados en el propio taller. De ahí que digamos que está en un estilo de cadena ya que prácticamente ningún objeto por sí mismo vale para fabricar nada, siempre hay que hacerle algo para que pueda utilizarse. Esto deberemos ir descubriéndolo nosotros mismos ya que el tutorial del juego es bastante escaso.

También incluye animales My Time at Portia y así podremos cazar para recoger materiales o criar nuestra propia ganadería y nuestra propia granja de cultivo. Así será la manera más fácil y barata de conseguir bienes para construir y para vender en el propio pueblo. En My Time at Portia también existen las ruinas que son como mazmorras y donde se encuentran enemigos que nos querrán hacer la vida imposible, aquí deberemos luchar con un sistema de ataque y esquiva algo tosco pero que con el tiempo te acabas acostumbrando.

El toque RPG del juego viene en la ganancia de experiencia que se obtiene al recolectar y finalizar misiones. Conseguiremos puntos de habilidad con los que podremos mejorar al personaje en tres aspectos o árboles: Lucha, recolección y social. Cada habilidad tiene varios niveles y ya será cosa nuestra el cómo organizar o crear una build para tener el personaje mejor posible.

En este mismo menú podremos ir cambiando entre pestañas para ver el manual que es el tutorial que deberemos leer bien para no perdernos, las misiones que se nos han otorgado, la red social que será donde veamos a todos nuestros conocidos y el nivel de relación que tenemos con ellos, el mapa de todo el mundo de Portia, el calendario, muy al estilo de Stardew Valle con 4 meses llamados primavera, invierno, otoño y verano, y compuesto por 28 días cada uno. También el calendario nos señalará fechas clave. Y para finalizar dos secciones más nos presenta el menú, el modo foto y el modo inventario donde veremos todo lo que tenemos al estilo Minecraft y también las estadísticas de nuestro personaje.

Nuestro día comienza por la mañana y según tengamos el taller así tendremos la energía para cumplir las tareas. Cada tarea consumirá un poco de energía y esta energía se restablece durmiendo y además durmiendo es como se guardará la partida, también al estilo de Stardew Valley. Si un día no nos ha salido todo lo bien que quisiéramos, cargamos la partida y volvemos a repetirlo, ya que nada se guardará hasta que nos vayamos a la cama. De igual manera si en una mazmorra nos derriban, se nos devolverá al inicio de esta mazmorra y podremos volver a entrar sin tener que repetir todo el día entero o pasar al siguiente.

En cuanto a la vida social en Portia será también un factor importante ya que de ello nos darán muchas ventajas. Así pues tendremos que dedicar tiempo a conocer a todos los personajes, a hablar, jugar, regalar, pelear para establecer lazos fuertes con ello. Incluso podremos iniciar relaciones amorosas con muchos de ellos. Algo que nos ha gustado mucho es que no hay discriminación y con cualquiera podremos tener un romance, sea chico o chica independientemente de nuestro género.

Portia es una ciudad con mucha vida y esto se ve a lo largo del juego y deberemos ser partícipes de ello. Deberemos comerciar, ir a los gremios y diferentes organizaciones a comerciar y conseguir los objetos o el dinero necesario para realizar la misión que tengamos que hacer en ese momento. Deberemos explorar los alrededores e ir descubriendo todos los secretos y misterios que esconde este juego y es que la historia a pesar de no ser muy original o rompedora, si que nos hará pegarnos a la pantalla para ver qué sucede a continuación. Esto también pasa con la mecánica del juego y es que al principio tendremos casi todo bloqueado y solo jugando, mejorando y avanzando iremos desbloqueando y consecuentemente ampliando el abanico de opciones del juego, que ya os decimos que son muchas.

Gráficamente My Time at Portia no es una obra maestra pero tampoco se ve mal. Su diseño infantiloide no debe ocultar que tiene su parte trabajosa. El modelado 3D de los escenarios cumple y lo que nos rodea nos resultará agradable a la vista tanto en cómo está hecho como por su colorido. El juego si que es algo tosco pero se ve fluido. Un punto en su contra es que los periodos de carga son algo largos y quizás eso le hace perder un poco de fluidez a la historia.

En cuanto al sonido, la música ambiental es suave y relajada pero algo repetitiva. Los efectos sonoros están bien conseguidos pero lo que destaca del juego es que está traducido al español y leeremos todos los textos en nuestro idioma para empaparnos bien de la historia.

Si te gustan los juegos de gestión de granjas, minería y toques RPG, dale la oportunidad a este My Time at Portia ya que realmente es un paso más en la evolución de este tipo de juegos. Algo nuevo, un soplo de aire fresco que está hecho para toda la familia. Es laborioso y eso es bueno porque también entretiene de tal manera que pasan las horas sin darte cuenta. Tanto para niños como para mayores, My Time at Portia es una elección genial para dejar a un lado los mismos juegos de siempre y darle la oportunidad a algo diferente.