Quantcast

Análisis Call of Duty Modern Warfare: Una vuelta al más puro Call of Duty

Infinity Ward junto a Activision vuelve por la puerta grande para darle un reinicio digno a la saga con la que explotó Call of Duty, Modern Warfare. Un reinicio que no se queda en la superficie, ahonda en la esencia del juego introduciendo grandes novedades, descartando modos de juego que habían perdido algo de sentido y regalándonos un genial shooter que ha reenamorado a los desencantados con la saga.

Si durante el año pasado jugamos a la una entrega bastante arriesgada con Call of Duty (Black Ops IIII, basado en un entorno futurista, este año es Infinity Ward quien reinicia la saga Modern Warfare volviendo a años atrás en un presente distópico con armas reales actuales y situaciones que podrían darse..

Call of Duty Modern Warfare (COD: MW) retoma el modo historia, que el año pasado estuvo ausente. Volvemos a la crudeza que ya vimos en el MW original y reviviremos las sensaciones duras que nos dio por ejemplo aquel nivel en Modern Warfare 2 en el Aeropuerto. Solo reviviremos las sensaciones porque toda la historia es nueva. Una historia que nos habla de que la guerra no es bonita en ninguna de sus caras. Ni en cuanto a la moralidad ni en heroísmo. Y es que este MW nos muestra que las líneas morales que cada soldado marca en el inicio de un conflicto, pueden ir modificándose a medida que avanza. Nos toparemos con guerrillas, con tortura, con lo que está ocurriendo ahora mismo en el medio oriente, con daños colaterales… Una historia, como decimos, cruda y real, sobre todo real.

En cuanto a la jugabilidad del modo historia, COD: MW sigue siendo un juego guiado pero han desaparecido todo tipo de marcadores de a dónde debemos ir. Tendremos que estar atentos a todo lo que va hablando nuestro equipo y a cómo está diseñado el entorno. Realmente no es sencillo perderse, pero en caso de que no sepamos muy bien nuestro próximo paso, siempre podemos pedir ayuda. Volvemos al sigilo de los juegos de antaño en los que deberemos pasar desapercibidos y hacernos notar lo menos posible, deberemos utilizar estrategias y tácticas e incluso hay niveles de infiltración.

Pero Modern Warfare no es un juego aislado del que aquel de hace 12 años ya que durante la historia nos encontraremos algunos guiños que aquellos que jugaron la entrega original recordarán y les sacarán una sonrisa. El juego es muy tenso y estaremos alerta durante todo lo que juguemos y nos llevaremos más de una sorpresa a lo largo de toda la aventura que dura unas 12 horas. Tenemos que destacar que estas 12 horas de juego en solitario nos otorgarán algunos bonus en el modo multijugador como por ejemplo algunos operadores que solamente se pueden desbloquear acabando la historia o llegando a determinados puntos.

El modo Multijugador tiene bastantes novedades tanto jugables como de selección que le dan un aire fresco que engancha. Lo primero que llama la atención es que se ha hecho un menú mucho más básico que en entregas anteriores. Realmente esto lo agradecemos porque tenemos más claro el progreso que llevamos y no es tan lioso como era, por ejemplo en Black Ops IIII con tantas opciones. Ya no hay cajas de botín, ahora todo se desbloqueará haciendo desafíos. Tenemos entre las opciones de juego un modo de partida rápida configurable a nuestro gusto para que nos busque las partidas que queramos dentro de todas las opciones. Podremos elegir entre Duelo Por equipos de 6vs6 o 10vs10, que es el clásico mata-mata. El ataque cibernético que consiste en consiste en recuperar un dispositivo y llevarlo a cierto lugar o los típicos Dominio, Buscar y Destruir o Cuartel General, que son modos por objetivos.

Otras opciones de juego ya fuera de partida rápida son Guerra Terrestre que es un modo similar al visto en la competencia con un escenario que va moviéndose a medida que se van tomando objetivos en donde hay vehículos y pueden jugar hasta 48 jugadores, 24 en cada equipo. Viene a ser un Dominio gigante. Otro modo es Tiroteo, que es un modo que vimos en la beta del juego y consiste en una partida de 2vs2 en el que gana el equipo que logre eliminar al otro. Un modo muy táctico y técnico que hará las delicias de los que juegan a este tipo de shooters más pausadamente.

Contra Todos es el modo en el que no hay equipos y estamos solos contra el resto de jugadores que están en la partida y en donde los 3 mejores ganan y finalmente tenemos Reglas Tácticas que viene a ser el modo extremo sin radar y con menor salud, el modo ideal para los más profesionales de COD.

El tercer pilar del juego es el cooperativo, que nos ha resultado algo falto de contenido y en el que es imprescindible jugar con amigos y comunicados. Consiste en oleadas de enemigos y disponemos de munición, granadas y molotovs recargables infinitamente y de rachas de ataques al inicio de cada ronda que deberemos usar como mejor podamos. La dificultad en este modo es alta y si no estamos organizados, rápidamente los enemigos nos van a echar al traste nuestro empeño. Este modo no tiene más profundidad más allá de esto.

Hablemos del apartado de jugabilidad que nos lo hemos encontrado bastante remozado. Son bastante cosas que han cambiado y que vamos a enumerar por encima porque las iréis descubriendo a medida que vayáis jugando. Lo primero que llama la atención en el HUD del juego es que arriba tenemos una brújula al estilo PUBG en el que ver la dirección y en qué lugar estamos concretamente dentro del mapa. También se marcan en rojo los enemigos que disparan o que detecta la racha de UAV. Al disparar en una esquina tendremos la opción de apoyarnos y hacer más estable el arma. Ya podremos recargar un arma sin dejar de apuntar, algo que agradecemos para no perder de vista a los enemigos. También podremos disparar en carrera en Sprint, aunque vamos a perder bastante estabilidad.

En cuanto a las clases y armas. El juego dispone de gran cantidad de fusiles de asalto, subfusiles, escopetas, ametralladoras ligeras, fusiles tácticos, de precisión y armas cuerpo a cuerpo. Cada arma una ingente cantidad de modificadores que podemos ponerle, desde bocachas, cañones, láseres, miras, culatas, acoples, munición, empuñaduras traseras y ventajas propias. A medida que usamos un arma, la vamos subiendo de nivel y vamos desbloqueando estas mejoras. Sin duda es el apartado con más profundidad porque podremos hacer infinitas configuraciones diferentes aunque solo podremos tener 5 accesorios por cada arma.

También tenemos armas secundarias como pistolas, lanzacohetes y armas cuerpo a cuerpo y de igual manera van subiendo nivel a medida que las utilizamos. Nuestro personaje también asciende a medida que vamos matando enemigos o consiguiendo experiencia al hacer objetivos. Iremos desbloqueando armas, ventajas como Paso ligero, fantasma o veterano que nos ayudan en ciertos puntos. También podremos poner granadas tanto letales y de distinto tipo, como tácticas para tomar ventaja en algunas situaciones.

Todas las clases irán con unas rachas de bajas que desbloqueamos también ascendiendo de nivel y que podremos usarlas si realizamos las muertes necesarias o los puntos determinados para cada una de ellas. Estas son por ejemplo los UAV de ataque y de respuesta, los paquetes de ayuda, los ataques aéreos, los helicópteros artilleros o algunas novedades como la minitanqueta a control remoto. Otra de las novedades incorporadas son las mejoras de campo que son bonus que se recargan y se pueden utilizar en cada partida cuando se recarguen. Estas mejoras son de caja de munición, drones que marcan a los enemigos, munición con más poder de daño o incluso suministros de armas más potentes.

Otra de las cosas que no se han eliminado son las misiones diarias y los desafíos. Con esto podremos desbloquear tanto tarjetas de jugador como emblemas y skins para las armas nuevas. Sin duda un aliciente que nos hará intentar realizar esas misiones para conseguir más personalización en las armas y de nuestro perfil.

Gráficamente el juego luce espectacular y no tiene bajones de Frames en ninguno de sus modos, Las explosiones y los efectos de humo están muy bien realizados y los 21 mapas disponibles son bastante variados. Hemos de destacar el diseño de alguno de ellos en donde volvemos, tras muchas entregas sin ellos, a tener mapas amplios en donde los francotiradores sean los que dominen la acción. También debemos advertir que la jugabilidad en cuanto a frenetismo ha cambiado y debemos tomar el juego con más calma, más pausa y observando todo porque si vamos como pollo sin cabeza, moriremos mucho más de lo que matamos..

El sonido nos ha parecido increíblemente bueno. Tanto la banda sonora como, sobre todo, los efectos de explosiones, disparos, ataques aéreos y un maravilloso sonido posicional que nos facilita la tarea de detectar a los enemigos tan solo escuchando sus pisadas. El sonido de las armas es espectacular. En esta entrega recomendamos jugar encarecidamente con auriculares, ya que sin ellos nos estaremos perdiendo la mayor parte de lo importante de este modo. El doblaje al español es bastante bueno aunque hay cierto personaje femenino que quizás desluce un poco la intensidad del resto de voces, aún así es muy bueno y se disfruta.

Call Of Duty Modern Warfare es una reinvención de la saga introduciendo nuevos factores jugables, haciendo más básicos los menús e introduciendo una cantidad abrumadora de modificadores de las armas dentro de una gran cantidad de mapas y modos de juego. Modern Warfare nos ofrece una historia adulta y dura como las de antaño digna de ser jugada y disfrutada, es decir, no está de adorno o de relleno. Sin embargo el modo cooperativo si desluce un poco el resultado final del juego. Infinity Ward sabía lo que quería y Call of Duty Modern Warfare, de la mano de Activision, nos trae ese gran Shooter que va a dominar el terreno durante el próximo año.

Comentarios de Facebook