Compartir

Personas con discapacidad de Fundación Esfera participan en un proyecto de acompañamiento a mayores de la Residencia El Encinar, en Leganés.  

Vidas Insuperables

Mamen, Elena y Manolo se echan el macuto a la espalda los viernes y se marchan a la Residencia El Encinar de Leganés para combatir la soledad de las personas mayores.

Además de su alma solidaria, a los tres les une ser personas con discapacidad de Fundación Esfera y participantes del proyecto `Convivencia´, una iniciativa que comenzó en el mes de septiembre con el objetivo de compartir momentos con un grupo de personas mayores, realizando algunas de las actividades que más les motivan.

“Vamos varios viernes, y nos encanta poder ayudar, les echamos una mano, jugamos con ellos al parchís, al bingo… la experiencia es genial. Hay muchas personas mayores que viven en residencias y algunas aseguran sentirse solas, por eso nos gusta estar con ellos, verlos alegres y que sonrían”, aseguran estos voluntarios.

Según los profesionales de la Fundación el proyecto ha surgido como un espacio de encuentro entre personas, “para dar y recibir alegría. Muchos mayores demandan tener a alguien con quien pasar un rato a la semana, compartir un paseo, una conversación o un momento de ocio. Los participantes consiguen que los mayores vuelvan a tener ilusión, autoestima y que se mantengan activos”.

Una sorpresa de los ‘amigos mayores’

Un contexto en el que los mayores han sorprendido a los miembros de Esfera decidiendo donar a la Fundación lo recaudado en el mercadillo solidario que han celebrado la pasada Navidad. Se trata de productos que elaboraron ellos mismos en los talleres, y que, bajo su propia iniciativa, han decidido entregarlo a proyectos inclusivos que mejoren la vida de las personas con discapacidad.

Precisamente, mañana volverán a juntarse para recibir la donación de sus “amigos mayores”.

Los integrantes de Esfera explican que se enriquecen mutuamente, porque “los mayores se distraen y se sinceran con ellos; y a las personas con discapacidad les permite relacionarse y aprender de su experiencia”.

“El proyecto continúa en la línea de transformación de Fundación Esfera hacia el modelo de calidad de vida, en el que la persona con discapacidad es protagonista, toma sus propias decisiones y forma parte activa de la sociedad, participando en el entorno social. Esta iniciativa les permite implicarse voluntariamente con los demás”, indican desde esta entidad.

En ese sentido, están llevando a cabo iniciativas para que las personas con discapacidad aprendan a emanciparse y a desarrollar sus dotes artísticas.