Compartir

La Fundación María José Jove y la Liga Reumatolóxica Galega ponen en marcha una campaña de sensibilización escolar sobre las enfermedades reumatológicas en la infancia.

Vidas Insuperables

Lucas tiene 9 años y como todos los críos a veces se cae, “pero no soy torpe, ni soy un robot ni un bicho raro”. Él como otros miles de chavales tiene una enfermedad reumática, que aunque menos conocidas también se dan en niños y adolescentes, muchos de los cuales sufren además, como consecuencia de ellas, rechazo y fracaso escolar.

Fuente: Liga Reumatolóxica Galega.

Lucas, al igual que Darío, de 12 años (“A veces estoy bien y a veces estoy mal. La artritis me pone triste y me cansa. Mis padres también se cansan”); Mario, de 14 años (“A veces no termino los exámenes a tiempo. No es porque no me los sepa. Es porque me duelen los dedos y no puedo escribir”), y Ángela, de 10 años (“A veces me tratan diferente y se ríen de mí. Me dan miedo las burlas”), son los protagonistas de una campaña de sensibilización y concienciación escolar sobre las enfermedades reumatológicas que afectan a la infancia.

Se trata de una iniciativa puesta en marcha la Fundación María José Jove y la Liga Reumatolóxica Galega, en la que participan niños y niñas con esta enfermedad y con el objetivo es visibilizar estas dolencias, también llamadas enfermedades silenciosas, porque son desconocidas para la mayor parte de la sociedad.

La más frecuente es la Artritis Idiopática Juvenil (AIJ), que comienza entre el primer y cuarto año de vida. Los síntomas principales son dolor, hinchazón y aumento de calor en las articulaciones, con rigidez y dificultad para realizar los movimientos. Unas veces el comienzo es lento, insidioso y progresivo “sin darnos cuenta”. El niño cojea sin apreciarse mucho o tiene un cansancio fuera de lo normal que le obliga a disminuir la actividad física habitual. Los niños más pequeños están irritables y se niegan a caminar y los mayores se sienten como “oxidados” al levantarse de la cama.

Con el hashtag #ladiferencialamarcastú, la campaña, además de difundida en redes sociales, será enviada a todos los centros educativos gallegos con el apoyo de la Consellería de Educación, Universidad y Formación Profesional de la Xunta de Galicia.