Quantcast

Qué es una contractura

Se considera contractura al espasmo constante e involuntario que puede producirse en cualquier músculo, éstas se ocasionan y causan mucho dolor, haciendo una alteración en el normal funcionamiento del músculo. Además, impide una normal circulación de la sangre evitando que ésta logre llegar de forma correcta a la célula, ocasionando la acumulación de toxinas, haciendo que las terminaciones nerviosas envíen señales al cerebro indicando el dolor.

Qué es contractura

Esta contracción muscular aparece al realizar ejercicios de forma intensa o tras haber sufrido alguna lesión grave. Por lo general éstas se producen en las zonas cervicales o en la espalda, generalmente no son graves, pero ocasionan molestias en las actividades diarias.

Cómo se pueden prevenir

prevenir contractura

Primeramente, debes evitar ejercicios de gran impacto, pues éstos suelen ocasionar contractura muscular, por eso es necesario realizar un calentamiento y estiramiento antes de comenzar cualquier ejercicio.

Algunos consejos para tomar en cuenta y evitar estas lesiones:

  • Es recomendable no permanecer en la misma postura durante largo período de tiempo.
  • Si debes permanecer en una posición determinada, realiza estiramientos cada dos horas por un tiempo de 2 ó 3 minutos aproximadamente.
  • Consume suficiente agua a lo largo del día
  • Asegúrate de tener una dieta variada y equilibrada 
  • Realiza algún tipo de ejercicio físico.
  • Dormir lo suficiente para que el cuerpo descanse profundamente 
  • En lo posible evitar el estrés, ya que este es una de las causas de la tensión que genera al cuerpo.

Cuáles son sus causas

Entre las causas que lo originan se pueden resaltar las siguientes:

  • Sedentarismo y postura estática:  la falta de actividad física puede ocasionar que suframos contractura, ya que los músculos se debilitan y no se preparan para realizar el esfuerzo, ten en cuenta que la postura también es importante, dado que si permaneces en una misma posición por un período largo de tiempo ocasionará contractura.
  • Edad adulta: En la edad adulta en forma natural los músculos pierden elasticidad y fuerza, pudiendo ocasionar contracturas fácilmente.
  • Estrés: Considerado un factor de alto riesgo por la presión que genera en el cuerpo ocasionando por ello contractura muscular.
  • Deportes: Todo exceso es peligroso, tanto si no realizas ejercicios como si lo haces en forma continua sin tomar en cuenta los calentamientos y estiramientos necesarios, ya que si no realizas éstos sufrirás lesiones.
  • Deshidratación: El consumo de agua es vital para el buen funcionamiento de los músculos, ya que la falta de ésta evita el buen funcionamiento de las células musculares.

Tipos de contractura muscular

Entre los tipos más frecuentes están:

  • Contractura mioestática: Esta contractura suele suceder al realizar un mal movimiento del músculo produciendo dolor momentáneo sin llegar a ser una lesión. 
  • Adherencia: Ésta es común por la falta de movimiento por eso se recomienda la actividad física.
  • Contractura irreversible: Como lo dice su nombre es irreversible ya que se pierde la movilidad y se ocasiona cuando los tejidos blandos de los músculos se sustituyen por el óseo o el fibrótico.

Tratamiento

Tratamiento contractura

En algunos casos se puede aplicar tratamientos que relajan el músculo afectado:

  • Termoterapia:  Consiste en la aplicación de calor a la zona afectada, logrando relajar el músculo, éste se aplica con una almohada eléctrica.
  • Miorrelajantes: Es un fármaco que debe ser administrado bajo previa prescripción médica. Su uso se aplica cuando el dolor es muy fuerte.
  • Masajes:  Se sugiere que éstos sean aplicados por un profesional terapéutico para calmar la zona afectada.
  • Hidroterapia:  Este tipo de terapia son ejercicios y estiramientos que se realizan en el agua.
  • Reposo: Una de las mejores terapias para relajar el músculo es el descanso y para ello, por lo general, se debe inmovilizar la zona afectada.

Cómo distinguir la contractura muscular

Se distinguen según cuando se originen:

  1. Durante el esfuerzo:  Al momento de realizar ejercicios nuestro cuerpo metaboliza las sustancias activas para producir el movimiento, éstas sustancias se convierten en deshechos o inactivas. Si el esfuerzo que estás realizando es excesivo bien sea porque te falta entrenamiento o porque es mucha fuerza tu organismo no estará depurando los metabolitos en el torrente sanguíneo y se produce dolor e inflamación.
  2. Posterior al esfuerzo: Esto sucede cuando luego de realizar un ejercicio intenso el músculo no logra relajarse por lo que es incapaz de volver al estado de reposo.  
  3. Residuales: A raíz de una lesión grave los músculos que rodean a ésta tienen a contraerse para protegerla generando así que la lesión se cure y el músculo quede contraído.

Pronóstico de la enfermedad

Pronóstico de la enfermedad en contracturas

Se refiere a una lesión poco grave, aunque molesta que de no recibir tratamiento puede empeorar, mientras más tiempo pase sin diagnóstico médico, aumenta el riesgo de recuperar el rango de movimiento normal.

Síntomas de la contractura muscular

Los síntomas generalmente se presentan con dolor y limitación del movimiento en la zona afectada, por lo general son frecuentes estos síntomas:

  • Se presenta dolor y rigidez en las articulaciones y músculos.
  • Limitación de movimientos.
  • Los músculos se debilitan.
  • Limitación de uso de la zona afectada.

Pruebas médicas para la contractura muscular

Ésta se diagnostica mediante la palpación del músculo afectado, detectando posibles abultamientos o áreas con mayor tensión, al tacto se intenta detectar un punto con mayor resistencia, localizando así el lugar donde las fibras musculares están contraídas.

Se comprobará si hay dolor en la zona pues esto confirmaría la presencia de una lesión, también se puede comprobar la movilidad del músculo afectado, tomando como referencia el músculo del lado opuesto.

De ser necesario se requerirá de una radiografía de la zona afectada con la finalidad de descartar una fractura.

Se puede prevenir

Sí se pueden prevenir tomando las siguientes precauciones:

  • Efectúa un buen calentamiento antes del ejercicio físico, así preparas al músculo.
  • Planifica la intensidad del ejercicio a ejecutar partiendo siempre de menos a más.
  • Realiza estiramientos o ejercicios de flexibilidad si permaneces por mucho tiempo en una misma posición, así podrás evitar contracciones musculares. También debes ejecutar estos estiramientos antes y después de los ejercicios

Otras recomendaciones a tener en cuenta son las siguientes:

  • Evitar movimientos repetitivos:  De no ser posible evitar estos movimientos, es recomendable que cada dos horas realices estiramientos aproximadamente durante 5 minutos en la zona afectada.
  • Mantener una postura correcta al sentarse, caminar e incluso al dormir.

Qué especialista lo trata

Estas lesiones musculares o contractura muscular son diagnosticadas por Osteópatas o por Fisioterautas.

Comentarios de Facebook