Quantcast

Qué es un electromiograma

El electromiograma o electromiografía (EMG) se trata de un procedimiento que sirve para la detección y diagnostico  de algunas afecciones en los músculos y las células nerviosas que los controlan, como lo pueden ser la disfunción muscular, la disfunción nerviosa o algunos problemas con la transmisión de señales a los músculos.

El electromiograma se encarga de detectar si se presentan algunas fallas entre las señales eléctricas que se transmiten de las neuronas motoras a los músculos. Para ello usa algunos electrodos sobre la zona a estudiar para luego analizar los resultados traducidos en valores numéricos que el especialista interpretará después.

Historia          

Registro de actividad eléctrica

En 1666 fue registrado el primer trabajo de EMG por parte de Francesco Dedi, esto ocurrió al descubrir un músculo en la anguila eléctrica Electrophorus electricus, el cual generaba electricidad. Luego en 1773, Walsh demostró que los tejidos musculares de la Raya Eléctrica podían generar chispas energía. Pero no fue sino hasta 1792 que Luigi Gavaldi, en su publicación titulada Viribus Electricitatis in Motu Musculari Commentarius, demostró que la electricidad podía generar contracciones en los músculos. Aunque seis décadas después, durante 1849, se descubrió por parte de Dubois-Raymond que era posible llevar un registro de la actividad eléctrica en las contracciones musculares.

En 1922 se usó un osciloscopio para mostrar las señales eléctricas emitidas por los músculos. Entre los años 30 y 50 se comenzaron a usar los electrodos para los estudios en los músculos. En la década de los 80 se introdujo el método clínico para escanear los músculos al utilizar un dispositivo sensado del EMG, para después  permitir la producción por lotes de equipos para electromiogramas.

¿En qué casos se realiza?

Electromiograma para los músculos y nervios

Este procedimiento puede ser solicitado si tu médico detecta algunos signos o síntomas que pueden significa algún trastorno muscular o nervioso. Entre los posibles síntomas se encuentran los siguientes:

  • Entumecimiento en el músculo.
  • Debilidad muscular.
  • Hormigueo constante.
  • Dolores o calambres musculares frecuente
  • Dolor persistente en las extremidades.

Los resultados obtenidos por el electromiograma son usados con frecuencia para detectar o descartar algunas afecciones como:

  • La miastenia grave, que es una enfermedad que altera las conexiones entre los nervios y los músculos.
  • El síndrome del túnel carpiano o las neuropatías periféricas, los cuales afectan los nervios de la médula espinal.
  • La polimiositis o distrofia muscular.
  • La poliomelitis o la esclerosis lateral amiotrófica, los cuales afectan las neuronas motoras del cerebro o la médula espinal.

Este procedimiento es de muy bajo riesgo y es poco usual que existan complicaciones. Solamente pueden llegar a presentarse en caso de que se use algún electrodo en forma de aguja y que por alguna mala aplicación termines con una lesión en el músculo o el nervio.

Pero por lo general suelen usarse los electrodos superficiales adheridos a la piel, así que no existen riesgos excesivamente altos.

¿Cómo debes prepararte?

Previsiones antes del electromiograma

Antes de llevar a cabo el examen debes informarle a tu médico si tienes marcapasos o algún dispositivo médico eléctrico, si tomas anticoagulantes o si padeces de hermofilia, que es un trastorno que provoca el sangrado prolongado.

También pregunta si debes dejar de ingerir algún medicamento. En caso de ingerir piridostigmina, consulta a tu médico si tendrás que suspenderlo para llevar a cabo el procedimiento.

Antes del examen toma una ducha para elimina los aceites y suciedad de tu piel, además evita usar cremas o lociones.

El procedimiento

El procedimiento durante el electromiograma
  • Antes de comenzar: Te pedirán que uses una bata hospitalaria y que recuesten en una camilla para transportarte. El especialista te colocará  algunos electrodos superficiales sobre la piel del área que van a examinar. O por el contrario pueden usar un electrodo especial con forma de aguja, el cual será insertado en tu piel.
  • Durante el procedimiento: Los electrodos transmitirán una leve corriente eléctrica que podrás sentir como un pequeño espasmo o punzada, no debes alarmarte. De usarse el electrodo en forma de aguja, puede que sientas algunas molestias o dolor, pero se te aliviará al retirarlo. En este segundo caso, puede que el neurólogo  te pida que relajes o tenses el musculo en  determinados momento, esto es para evaluar su actividad eléctrica espontánea. Además puedes pedirle a tu neurólogo algún descanso si las molestias o el dolor te agobian durante  Si te preocupan las molestias o el dolor en cualquier momento durante el examen, tal vez desees hablar con el neurólogo para tomarte un breve descanso durante el electromiograma.
  • Después del procedimiento: Solo en caso de haber usado el electrodo de aguja, puede que te salgan moretones temporales. En caso de que persistan mucho tiempo, consulta a tu medico.

Pronóstico

Resultados del electromiograma

Dependiendo de los resultados obtenidos en el examen el neurólogo preparará un informe, el cual será enviado al médico que te ordenó el electromiograma para explicarte el diagnostico obtenido.

En caso de que tus resultados sean anormales, podría significar una variedad de diferentes afecciones en algún músculo o nervios, como las que mencionamos al principio.

Recuerda que si presentas algunos de estos síntomas o molestias en tus músculos, visita a un especialista lo antes posible

Comentarios de Facebook