Compartir

Carlos Tarque es el 50% de M-Clan, cantante y esencia pura del rock español que hace que cualquier otro grupo se quede corto. “Calla, que suena Tarque” es la frase que se escucha en todo sitio en el que el rock es protagonista. Su fortísima personalidad y la voz rota como si tuviera cuchillas en su garganta hacen de este disco una auténtica maravilla que sube en las listas y en los altavoces de toda España.

Pregunta: ¿Cuándo te planteaste hacer e disco en solitario?

Respuesta: Pues más o menos hace dos años, es algo que me rondaba la cabeza, porque yo creo que todos los artistas tienen esto de hacer algo en solitario, y sí fue.

P: ¿Por qué crees que este ha sido el mejor momento para hacer este disco?

Porque con M-Clan llevábamos muchos discos, muchas giras y hablé con Ricardo y pensamos que podíamos cansar un poco entonces, si parábamos ahora y hacíamos una vuelta potente de M-Clan dentro de dos o tres años, eso haría mucho bien al grupo, y eso es bueno para todos. Al final M-Clan es mi grupo.

P: ¿Puede ser que esa necesidad de hacer cosas en solitario pueda llevar a querer seguir haciendo cosas en solitario?

Pues sí puede ser, es verdad que si esto funciona puede que le de continuidad, ahora queda plantearse si será un proyecto paralelo a M-Clan. Cuando las dos cosas funcionan hay que darle tiempo. Si una cosa sale y funciona, pues hay que dedicarle tiempo.

P: ¿Cómo autor, qué destacarías de ‘Tarque’?

Lo que tiene es una esencia muy rockera, muy clásica de rock, con mucha fuerza, mucha
energía y mucha electricidad. En España hay un hueco para ese rock, solo M-Clan, Los Zigarros y ahora yo hacemos cosas así, entonces vale la pena.

P: Tenías ganas de un disco duro ¿no?

Sí, sí, esa era la premisa, hablé con Raya y le dije que quería un disco duro y fuerte. Y cuando trabajas con las cosas claras salen cosas como la que ha salido.

P: ¿Por qué decides utilizar una banda tan purista, con bajo, batería y guitarra?

Porque es lo más claro. Es un tipo de conjunto con el que se consigue que suene potente y que se escuche bien cada instrumento. Quería que fuera crudo, tosco, como de esparto, pero muy auténtico.

P: ¿A qué se debe que en este disco, en el contenido de las letras, tenga algunas mucha profundidad y algunas sean más superficiales?

Para mí la manera de hacer canciones responde a qué es lo que me dice la canción, primero hacemos la música. Yo veo paisajes en el sonido, entonces conforme veo ese sonido empiezo a trabajar en una dirección. Hay algunas letras algo más superficial, ojo, superficial no tiene por qué ser malo, es decir, hay cosas superficiales buenas y malas igual que hay temas profundos buenos y malos. Algo superficial puede ser muy válido, hay canciones que sirven para bailar, no quieres que te cuenten milongas, y cumplen su objetivo.

P: ¿Qué fechas tienes?

Pues la gira comenzó el 2 de noviembre en Gijón, y ahora pues tres meses de conciertos todos los fines de semana y en Madrid tocamos 21 y 22 de diciembre en la sala But.