Compartir

La doctora Marisa Navarro, autora del libro ‘La medicina emocional’, afirma que la clave para ser felices en el ámbito laboral no está en el trabajo que realizamos, sino en la actitud que se mantenga al respecto. Para muchas personas un empleo con el que no se sienten felices, se convierte en motor de generación de emociones negativas y estas mantenidas en el tiempo, disminuirán su sistema inmune.

“Un estado emocional negativo producido por el ámbito laboral, teniendo en cuenta la cantidad de horas y días que pasamos en el trabajo, puede ser un potenciador de enfermedades, psicosomáticas o de otra índole”, explica la doctora. Por ello las dolencias que más se producen en personas que desarrollan estados de negatividad, respecto a su empleo, suelen ser las mismas que se derivan de situaciones de estrés, como las relacionadas con el sistema digestivo, que es nuestro segundo cerebro, por la cantidad de neuronas que tenemos en él.

Muchas veces, estas dolencias son una señal de alarma que nos avisa de la necesidad de un cambio, pero la doctora explica, que “no siempre es de empleo, sino de nuestros pensamientos y actitudes ante él”. Por ello ofrece los siguientes consejos para encontrar la motivación cuando la labor que realizamos no nos gusta.

1Tratar de esforzarse

Cuando nos esforzamos lo normal es que obtengamos buenos resultados. Esto será un impulso a seguir haciéndolo bien, porque el reconocimiento es motivador, tanto el nuestro propio, como el de los demás. Cuando las cosas se hacen poniendo interés, nos sentimos a gusto con nosotros mismos.

Desarrollar lo mejor posible un trabajo, y más aún si no es de nuestro agrado, nos hace creer y darnos cuenta de que se es capaz de muchas cosas, y de manejar situaciones que pueden ser difíciles y comprometidas, lo cual además mejora la autoestima yconsideración personal.

Atrás