Compartir

Pese a que los expertos confían en que pueda seguir con vida, ayudado por las bolsas de aire que podrían crearse bajo el suelo entre las piedras angulosas, las posibilidades de encontrar a Julen con vida se reducen a cada minuto que pasa.

Los efectivos de rescate trabajan sin descanso pese a que no dejan de encontrarse con complicaciones. Esta mañana y tras múltiples problemas, la perforadora ha logrado llegar hasta el lugar de trabajo, para sumarse a las labores de rescate, en concreto, a la apertura de un túnel paralelo al pozo donde está el niño.

El delegado del Colegio de Ingenieros de Caminos que dirige los trabajos de excavación, Ángel García Vidal, ha asegurado ante los medios de comunicación, que el equipo avanza sobre el plan trazado, y confían en comenzar la perforación vertical de los pozos paralelos esta misma tarde. Además ha confirmado el hallazgo de una zona rocosa y de pizarra que está ralentizando el avance, “estamos trabajando con el terreno que hay, no lo podemos cambiar”.

Ante la previsión de lluvias, los expertos aseguran que no afectarán a las labores de ejecución vertical, pero sí al movimiento de la maquinaria pesada, lo que repercutirá en el ritmo de trabajo.

Mientras, los vecinos de Totalán (Málaga) y otros municipios cercanos se vuelcan para apoyar a los efectivos que trabajan a contrarreloj, y tras un llamamiento en Facebook, acercan comida y refrescos.

Por otra parte, la Guardia Civil ha vuelto a tomar declaración a los padres de Julen, José y Vicki para tratar de aclarar lo que sucedió el pasado domingo, cuando su hijo de dos años cayó en el angosto agujero de 25 centímetros de perímetro, aunque no han trascendido datos. También los agentes han vuelto a interrogar al pocero que cavó y ha reiterado que selló el pozo; y el dueño de la finca, que es familia del matrimonio.