Compartir

Tamara Falcó, hija de Carlos Falcó y de Isabel Preysler, vive estos días uno de los peores momentos de su vida tras el fallecimiento de su padre, víctima del coronavirus.

Según informa ‘Lecturas’, fue el lunes por la tarde cuando tanto ella como sus hermanos, por parte de la familia Falcó, acudieron al crematorio Sur de Madrid donde se ofició un breve responso de apenas cinco minutos.

Como marca el protocolo no se dieron ni abrazos, ni besos, haciendo todavía más difícil este momento tan trágico.