Compartir

Iñaki UrdAngarín no va a vivir su mejor Navidad, sin embargo, la noticia que acaba de recibir se ha convertido en todo un regalo. Según ha resuelto el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid, el que fuera duque de Palma podrá tener su propia bicicleta estática como “uso terapéutico”.

La dirección del Centro Penitenciario de Brieva, en Ávila, donde se encuentra encarcelado había denegado su petición y el recluso había interpuesto una queja ya que las bicicletas del polideportivo del centro son “demasiado pequeñas”, ya que se trata de un centro para mujeres.

Según el auto judicial que se ha publicado este viernes, y al que ha tenido acceso ‘La Nueva Crónica’, el magistrado subraya cómo el uso de la bici puede resultar “beneficioso” para la salud de Urdangarín  tanto en lo físico como lo psicológico, poniendo el acento en cómo puede ayudar el ejercicio al “autocontrol” sobre todo, en situaciones de “larga duración de absoluto aislamiento”. Reconoce además que dada la altura del preso, de cerca de dos metros de altura, las bicis del centro resultan pequeñas.


Hay que recordar que Iñaki Urdangarín cumple su condena de 5 años y 10 meses de prisión por el caso Nóos, en una cárcel de mujeres (a petición propia), por lo que se encuentra aislado y con separación física, y el gimnasio sólo lo puede usar cuando está sin reclusas. Ahora, y tras el auto judicial, podrá recibir una bici estática de su propiedad.