Compartir

El diseño y el desarrollo web evoluciona, prácticamente, cada día y es por este motivo por el que aunque se haya conseguido una página web con la que obtener resultados no debemos quedarnos estancados sino progresar, cada cierto tiempo, para no perder el interés de los usuarios. Una inversión en la web propia puede reportar enormes beneficios a la larga y, por suerte, hay empresas especializadas en este sector que ofrecen un servicio completo, como es el caso de ZUK – Agencia de diseño web en Barcelona.

Lo importante de ZUK es que se adaptan a cada uno de sus clientes desde todo su conocimiento adquirido para siempre ofrecer la mejor opción posible que garantice buenos resultados. Esta agencia digital se centra tanto en el diseño web como en el marketing, sin olvidar en ningún momento los valores de cada empresa a la que representan lo que ayuda a lograr los objetivos que cada una se marque. Como cuentan con un abanico importante de profesionales del sector, una vez que se les encarga un proyecto de este estilo el cliente se puede despreocupar porque ellos harán que todo marche de principio a fin con un trato personal, profesional y eficiente.

Como no podía ser de otra manera ahora que se cierra el 2018 ya se habla de las próximas tendencias para el año que viene y estas son las que suenan con más fuerza:

  • Diseños a medida. Sí, los templates son populares, hay una buena variedad de ellos y, en ocasiones, pueden ser más cómodos pero esta tendencia está en desuso. Lo que sí que servirá es a modo de inspiración o como punto de partida.
  • Usabilidad. Si el internauta no considera que la página sea amigable y se le invite a permanecer en ella de una manera cómoda lo más seguro es que desista, mejor no poner esta tentación y estar atentos a que la información sea clara, a que vaya acompañada de imágenes, a que la carga de la web sea rápida, etc.
  • Enfoque a la conversión. Porque si el cliente tiene claro que quiere adquirir un bien o servicio hay que facilitarle esto lo máximo posible. De no ser así, se puede caer en el problema mencionado anteriormente y que se vaya.
  • Responsive design. Ahora que los móviles se usan para casi todo el no contar con una web que se adapte a los mismos es un grave error porque una buena parte de los usuarios, directamente, se irá a la competencia.
  • Grandes tipografías. Las letras van a cobrar un gran protagonismo y algunas serán creadas para la propia marca a modo de poder hacer branding con ellas. Además su tamaño será mayor en 2019.
  • Vídeos. Las imágenes en movimiento siempre resultan de lo más atractivas y por eso el vídeo pasará, en la mayor parte de los casos, a ser en pantalla completa. Lo que se quiera transmitir, mejor que aparezca en un vídeo sencillo, claro y preciso. A partir de ahí, se puede jugar con el texto para ampliar la información.