Quantcast

Qué hacer si te pica una avispa

-

La avispa es uno de los animales más temidos por todos en las piscinas y en el campo durante el verano. Solo con ver sus colores amarillo y negro, muchos huyen, y es que una picadura de avispa es de lo más doloroso que te puede suceder inesperadamente.

En el mejor de los casos, la picadura o mordisco de estos insectos voladores queda en un doloroso ronchón, pero cabe la posibilidad de que pueda suceder algo más grave si somos alérgicos o si son varias avispas las que nos atacan.

Prevenir es la primera precaución

Qué hacer si te pica una avispa

Para que no nos piquen estos temidos invertebrados lo mejor que podemos hacer es prevenir su ataque. Y esto se puede realizar de varias maneras. Muchos expertos nos advierten de que los olores fuertes atraen a las avispas, así que, si vamos a ir al campo, lo mejor es que no nos perfumemos ni nos pongamos desodorante en exceso, ya que podemos tener un susto inesperado si nos topamos con algún nido.

Si vamos a una piscina o a un lugar húmedo en el que hay flores, es muy seguro que nos las encontremos revoloteando por ahí, ya que ellas usan el agua para beber y las flores olorosas las atraen. Así que hay que tener cuidado con lo que tocamos porque podríamos molestarlas y exponernos a que nos ataquen, recibiendo así una picadura de una avispa. Lo mejor será utilizar un repelente adecuado.

La ropa también es otro elemento que las atrae, ya que los dibujos y colores fuertes pueden confundirlas y hacer que vengan a nosotros por curiosidad. Si esto sucede lo mejor es mantener la calma y no hacer aspavientos bruscos que las asusten, ya que si se asustan es cuando más probabilidad tienen de atacarnos. Así que lo mejor es ignorarlas y no alterarse ante su presencia.

El momento del picotazo

Qué hacer si te pica una avispa

A veces, aunque seamos las personas más precavidas del mundo, podemos sufrir la picadura de una o varias avispas. Si esto sucede, vas a notar un dolor intenso concentrado en un punto, pero no te preocupes, a no ser que seas alérgico a su picadura, este daño es inofensivo y solo se va a quedar en un sarpullido y un mal recuerdo.

Las avispas pueden morder o clavarnos el aguijón, ambas son consideradas como picaduras. En caso de que el aguijón se haya quedado clavado, lo mejor es retirarlo de forma cuidadosa para evitar causar mayor daño. Se puede retirar fácilmente con unas pinzas o con cualquier objeto sin llegar a presionarlo.

Nos vamos a encontrar una pequeña herida, con lo que hay que evitar que se infecte. Así pues, procederemos a lavar la zona con agua fría, que además tendrá un efecto calmante, y con jabón. Así vamos a higienizar la zona y evitar que las bacterias se introduzcan dentro de la herida y generen complicaciones a posteriori.

Los cuidados

Qué hacer si te pica una avispa

Tras haber lavado la herida, lo siguiente que debemos hacer es aplicar antiséptico para desinfectar correctamente la zona de la herida. Lo mejor será aplicar una pomada especial para picaduras.

Nos va a doler y picar por un rato, así que lo siguiente, tras haber aplicado la pomada para desinfectar y aliviar el dolor, es colocar hielo en la zona, que hará un efecto calmante y bajará de forma rápida la hinchazón.

Las abuelas tienen algunos secretos para las picaduras de avispa, aunque algunos son contraproducentes. Por ejemplo, algunas recomiendan aplicar agua y vinagre o limón para neutralizar el veneno. Esto puede servir, aunque sin duda va a escocer en la propia picadura. Otras personas recomiendan ponerse barro en la picadura. El efecto sería como aplicar frío y sirve para calmar, pero el barro está lleno de bacterias y lo más probable es que la herida pueda infectarse y nos lleve a más complicaciones en un futuro.

Los alérgicos a las picaduras

Qué hacer si te pica una avispa

Las personas que deben tener más cuidado a las picaduras de avispa son los alérgicos. Según distintos estudios, entre el 5 y el 15% de la población es alérgica a la picadura de una avispa. Lo cierto es que a priori no sabemos si somos alérgicos al mordisco de este insecto y descubrirlo en pleno campo puede ponernos en serio peligro de muerte.

Los síntomas más habituales en los alérgicos a la picadura son reacciones alérgicas que afectan a distintas partes del cuerpo. Por ejemplo, puede habernos picado en un lugar como la pierna y se ha hinchado parte de la cara como los labios o los párpados. También pueden aparecer ronchas en la piel o incluso podemos tener dificultades para respirar. Si algo de esto nos sucede, es imprescindible asistencia médica, ya que estos síntomas son extremadamente graves y pueden acabar con la muerte de esa persona. Lo primero que deberemos hacer es llevar a la persona al médico lo más rápido posible para evitar que sigan desarrollándose los síntomas. Aunque también existen inyecciones autoinyectables que permitirán hacer que estos síntomas remitan mientras llegamos hasta el hospital.

Comentarios de Facebook