Quantcast

El consumo de pistachos puede contribuir a controlar los niveles de azúcar en sangre en mujeres embarazadas

El consumo de pistachos puede contribuir a controlar los niveles de azúcar en sangre en mujeres embarazadas, según ha puesto de manifiesto el primer estudio realizado sobre las alteraciones producidas en la intolerancia de la glucosa durante la gestación (GIGT) o la diabetes mellitus gestacional (GDM), dirigido por la doctora Sheng Ge.

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a más de 422 millones de personas de todo el mundo. La diabetes mellitus gestacional (GDM) es un tipo de diabetes que se desarrolla en mujeres embarazadas sin síntomas previos de diabetes.

Como otras clases de diabetes, ésta afecta en la forma cómo el cuerpo utiliza el azúcar en sangre. La alteración de la tolerancia a la glucosa durante la gestación (GIGT) se produce durante el embarazo, cuando el cuerpo es incapaz de regular los niveles normales de glucosa en sangre debido a los cambios hormonales.

“Este es el primer estudio que demuestra que los pistachos pueden ayudar a las mujeres con diabetes gestacional a controlar sus niveles de azúcar después de comer. Los resultados ponen de relieve que los pistachos son una opción de comida inteligente para las mujeres con diabetes gestacional, que los ingieren con la finalidad de controlar su enfermedad”, ha detallado la investigadora.

En el estudio han participado un total de 30 mujeres con diabetes gestacional entre las 24 y 28 semanas de gestación, las cuáles fueron elegidas de forma aleatoria. Durante el estudio y tras el ayuno nocturno, una parte de ellas ingería 42 gramos de pistachos, lo equivalente a un cuarto de taza o a una mitad y media de ración (1 ración comprende 49 pistachos). El resto de mujeres tomaba 100 gramos de pan integral, lo equivalente a dos rebanadas.

Los pistachos y el pan de trigo integral se emparejaron por calorías. Tras la ingesta, cada 30 minutos y hasta alcanzar los primeros 120 minutos se medía el azúcar en sangre y el GLP-1, una hormona clave en la producción de insulina.

Siete días después, los grupos se alternaron. Al finalizar el estudio, los niveles de azúcar en sangre registrados tras la ingesta de pistachos fueron significativamente inferiores tras el consumo de pan integral en cada uno de los intervalos de tiempo de 30, 60, 90 y 120 minutos. De hecho, los niveles de azúcar en sangre tras tomar pistachos fueron comparables a los niveles iniciales.

Además, los niveles de GLP-1 fueron significativamente mayores después de comer pistachos en comparación con el pan integral después de 60, 90 y 120 minutos. El efecto en los niveles de insulina en sangre fue todavía más significativo, pues no aumentó durante las dos horas posteriores a la ingesta de los pistachos. Una vez más, ambos grupos de mujeres presentaron un aumento significativamente menor en los niveles de insulina en sangre en cada intervalo de tiempo medido, tanto después de tomar pistachos como tras la ingesta de pan integral.

“El aumento de azúcar en la sangre durante el embarazo no sólo afecta la salud de la madre, sino que también puede aumentar el riesgo del bebé de desarrollar diabetes. Este estudio demuestra que los pistachos pueden ser un complemento útil en la dieta para mantener los niveles saludables de azúcar en sangre proporcionando, así, nutrientes esenciales tanto para la madre como para el bebé durante este período”, ha recalcado la jefa de la División de Nutrición Clínica en la Universidad de California (Estados Unidos), Zhaoping Li.

El estudio ha contado con el apoyo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos y de American Pistachio Growers, una asociación comercial sin fines de lucro que representa a más de 700 productores del oeste de Estados Unidos.

Comentarios de Facebook