Compartir

No resulta nada extraño para muchas personas encontrar serias dificultades para recibir una respuesta afirmativa a una solicitud de préstamo. Aunque es algo que depende de muchos factores, lo cierto es que existen grandes colectivos de población que tienen un mayor número de inconvenientes a la hora de acceder a financiación, algo que imposibilita la realización de todo tipo de proyectos vitales. 

Si bien es cierto que es algo que ocurre en la mayoría de ocasiones cuando se acude a una entidad bancaria convencional, lo verdaderamente importante es encontrar alternativas de financiación para este tipo de personas. Los Préstamo difíciles o Préstamos complicados pueden estar motivados por diferentes situaciones pero, ¿qué situaciones de Préstamos en situaciones difíciles son las más habituales?

Factores más comunes en los préstamos complicados

Alto nivel de endeudamiento

Una de las causas más comunes que convierte a un demandante de préstamos en un caso complicado es que cuente con un elevado nivel de endeudamiento. Normalmente las personas que se encuentran altamente endeudadas necesitan un nuevo préstamo online para conseguir liquidez o para solucionar cualquier tipo de problema, pero sobre todo por su rapidez.

Habitualmente en las entidades bancarias la respuesta es negativa y son las financieras de capital privado las que ofrecen las mejores soluciones para este tipo de clientes. De forma habitual se tiende a ejecutar una reunificación de deudas con el objetivo de disminuir el importe total que esa persona tiene que pagar cada mes, algo que le ayuda a disponer de más ingresos para su día a día evitando que recurra nuevamente a endeudarse. Aunque la contrapartida es que el periodo de tiempo suele extenderse en el tiempo.

Inscripción en listados de morosidad

Aparecer inscritos en listados de morosidad como RAI o ASNEF es algo habitual entre quienes encuentran dificultades para acceder a financiación. Esta inscripción puede estar motivada por el impago de una deuda anterior o por haber dejado facturas sin pagar a empresas como las de telefonía. Por suerte existen entidades de financiación que obvian la inscripción de los clientes en este tipo de ficheros y dan prioridad a su situación y solvencia actual, algo que bajo ningún caso aceptará una entidad bancaria tradicional.

Sin nómina o ingresos demostrables

Algo que convierte una solicitud de préstamo en un préstamo complicado es sin duda la incapacidad para demostrar fuentes de ingresos con la que hacer frente a la devolución del capital solicitado y los intereses. Esto suele ocurrir cuando no se tiene una nómina fija, en el caso de autónomos con ingresos variables o con personas que disfrutan de rentas ocasionales de forma no oficial

Si se acude a una entidad bancaria en una de estas situaciones lo más probable es recibir un no por respuesta. Las entidades de capital privado que ofrecen préstamos rápidos online son quizá la única solución para este tipo de personas, ya que analizan la situación personal de cada cliente atendiendo a cualquier fuente de ingresos que tenga para demostrar su solvencia. 

Cuando no se tiene aval

No tener aval o garantías es quizás uno de los quebraderos de cabeza más comunes a la hora de acceder a financiación. Si bien la mayoría de entidades requieren de avalistas lo cierto es que existen entidades financieras que trabajan online que no exigen un aval, aunque siempre dependerá de que el cliente no se encuentra ya en algunas de las situaciones citadas anteriormente, como puede ser un alto nivel de endeudamiento o la incapacidad de demostrar solvencia. En cualquier caso es algo que depende de cada entidad y de su forma de trabajar con préstamos difíciles.

Estas son las situaciones más comunes que convierten a una solicitud de préstamo en un préstamo complicado o de difícil solución. La banca tradicional no suele ofrecer respuesta a este tipo de personas pero los datos demuestran que la gran mayoría termina accediendo a financiación gracias a las plataformas online de emisión de créditos, que cuentan con un menor nivel de exigencias. 

La existencia de este tipo de opciones permite a personas en situaciones complicadas conseguir el dinero que necesitan para salir adelante o para costear una situación de urgencia. En cualquier caso, lo ideal es realizar un esfuerzo para encontrar avales, salir de ficheros de morosos o para demostrar las fuentes de ingresos con las que se cuenta para no tener dificultades para conseguir financiación.