Compartir

Que las grandes superficies tienen todos los detalles estudiados para que entremos y carguemos con sus bolsas a casa es un hecho . Ellos cuentan con los mejores publicistas y expertos en marketing y se basan en experimentos y estudios de neurología aplicada a la venta para maximizar las ventas al límite. Las puertas del establecimiento sería en términos de marketing la 1ª o 2ª fase en el túnel de ventas, por lo que hay que prestarle muchísimo detalle y no dejar de lado ninguno de los aspectos que vamos a ver a continuación.

Entradas anchas, despejadas y automatizadas

Hay diversos motivos que motivan al ser humano a sentirse más cómodo con este tipo de accesos. El primero sería límbico. Tenemos mentes salvajes programadas para la supervivencia. A nuestro subconsciente animal le cuesta menos entrar en un lugar en el que sabe que en caso de peligro puede escapar con facilidad. El hecho de que no hayan puertas, también nos envía el mensaje de que es un lugar de acceso público, en el que podemos pasear y curiosear sin estar obligados a comprar o pagar nada.

El ser humano, por naturaleza es vago. Por lo que no tener que esforzarse estirando una pesada puerta, permite aumentar el porcentaje de personas que entran, sobretodo buscando esa compra impulsiva, del individuo que no tiene una intención clara de compra.

Los materiales y colores del rótulo

Cuando el posicionamiento de marca es de bajo nivel adquisitivo, es más efectivo utilizar colores vivos y saturados como el rojo, azul, amarillo, verde. Evitando a toda costa dorados, cromados, plateados y negros más apropiados para servicios premium.

El contenido del rótulo y naming

Una marca conocida, se puede permitir no especificar su producto en el rótulo. Pero en el caso de marcas y comercios de nueva creación, que además están en calles con gran afluencia de tráfico, necesitan especificarlo. Por ejemplo, ¿cuántas veces te ha pasado que necesitas un producto o servicio, y resulta que lo tenias al lado de casa y nunca te habías fijado? Cuando vamos conduciendo, andando hacia al trabajo, tenemos segundos para captar la atención del consumidor. Si el nombre de nuestra marca no hace referencia al producto, la eficiencia de la comunicación baja. Va a conseguir mucho más tráfico un sitio de comida rápida en el que ponga “Hamburguesas mediterráneas Richard” que un negocio en el que apareciera la palabra Richard’s nadamas.

El idioma

Tenemos que tener en cuenta que en nuestro país el porcentaje de gente que habla inglés con soltura es de un 22% según un estudio del Cambridge university press de 2017. De esta manera, podemos afirmar que funcionará mejor un título como “Salón de uñas déborah” que “Debora’s Nails” por guay que suene.

La luz

Un elemento de atracción. Las farmacias y ópticas saben de esto. Antes con los neones, y ahora con las cruces led. Los parpadeos y cambios de color de luz, reclaman nuestra atención, y te puedo asegurar que llamar la atención es fundamental para captar clientes. Motivo por el cual se pueden llegar a gastar hasta 5000€ en una cruz de farmacia o rótulo con forma de gafas que saben van a rentabilidad con total seguridad.

El tipo y tamaño del rótulo

Para esta misión el tamaño sí que importa. Cuanto más grande sea el rótulo y de más lejos se vea, mejor. En cuanto a el tipo, hay empresas de rótulos online como la española https://www.rotulatumismo.com que tienen todos los modelos que existen en el mercado. No es la única en nuestro país, pero sí es cierto, que es la que tiene actualmente la mayor surtido de rótulos.