Compartir

La cercanía y los precios cada vez más competitivos, así como una mayor especialización son algunas de las razones que han llevado a que cada vez más usuarios decidan implantarse pelo en España en lugar del extranjero.

Los datos de 2018 son más que alentadores en el sector del injerto capilar: por primera vez, el número de injertos capilares realizados en España supera a los casos de pacientes que buscan esta intervención fuera de este país, según datos de www.medicalgraft.com.

Los datos de intervenciones de injertos capilares comienzan a ser positivos frente a los viajes destinados a esta técnica quirúrgica en otros países.

Entre las razones de peso que han hecho que cambiara la tendencia, destacan las siguientes:

  • Cercanía: sin duda, esta es una de las razones de mayor importancia entre el público que busca un implante de cabello sin desplazarse a lejanas distancias para someterse a una intervención que en España cada vez está más perfeccionada.
  • Igualdad de precios: la atracción por las salidas fuera del país para esta finalidad residía, en gran parte, en los precios tan competitivos que ofrecían. No obstante, las tarifas españolas para las técnicas más innovadoras y eficaces han ido adaptándose a las necesidades de los clientes, hasta llegar a igualarse a lo que ofrece la competencia del extranjero.
  • Mayor especialización: los centros especializados en la cirugía capilar son conscientes de la demanda ingente en este sector, por lo que apuestan por profesionales cada vez más capacitados en este ámbito, incluso contratando profesionales procedentes de las clínicas internacionales con mayor prestigio.

Estos son algunos de los motivos más esenciales sobre los que se asienta el crecimiento de la demanda de operaciones de injerto capilar en España.

El empleo de la técnica FUE, clave en el crecimiento en España de estas operaciones

 

 

La técnica FUE (Extracción de Unidad Funicular) es uno de los más vanguardistas medios para lograr un injerto capilar de calidad con la eficacia que requiere el paciente.

Se trata de un método totalmente natural, puesto que es el pelo propio del paciente el que crecerá en las áreas en las que ya no había presencia de cabello: desde la parte posterior o lateral de la cabeza, se realiza una extracción de los folículos para propiciar el crecimiento de pelo en las zonas en las que se ha propiciado la alopecia o calvicie del paciente, por lo que es un medio empleado con los recursos propios del interesado.

Con todos estos factores, el injerto capilar en España ha supuesto también un gran crecimiento durante 2018 por la personalización de cada caso, con exámenes exhaustivos de cada caso, en busca de que el paciente sea conocedor en todo momento de las fases de este procedimiento, siendo consciente de que no desembolsará el dinero en tratamientos inútiles.

Por tanto, una apuesta combinada de calidad y precios económicos seguirá siendo protagonista en el crecimiento aún mayor que se prevé en este sector en España.