Compartir

Se suele decir que el problema de comprar un barco no es la adquisición en sí, sino su mantenimiento posterior. Así las cosas, son muchas las personas que prefieren recurrir a una empresa como Nautal para alquilar uno en el momento en que lo necesitan, quitándose los gastos de mantener la embarcación. No obstante, si quieres saber más sobre los costes que conlleva tener un barco, a continuación te ofrecemos información de tu interés.

 

Amarre

Tomemos por referencia un 42 pies, considerando una actividad que requiere seis meses de agua y seis meses al seco, con un puesto de amarre alquilado. Las tasas portuarias pueden variar bastante. Aquellos afortunados que tienen un lugar en la concesión estatal por todo el año pueden pagar 350,56 euros, ya que esta es la cantidad mínima establecida.

Pero en los demás casos, que son los más frecuentes, durante los seis meses de verano se cobraría un mínimo de 1.500 euros y un máximo de 8.000. Pero el promedio es de unos 4.500 euros de tasa de licencia.

Seguro

Es necesario también pagar el seguro. Tan solo por la responsabilidad civil, el seguro exigido por ley, sobre un valor asegurado de 300.000 euros, con un motor de 45 caballos, está entre 65 y 110 euros al año. Para un barco a motor, los costes no deben superar los 150 euros por año, si bien el precio exacto irá en función de su motorización y del valor asegurado.

Combustible

El principal gasto del barco durante su utilización es el del combustible, aunque debemos indicar que este dato es bastante subjetivo, al depender del número de horas que se use y especialmente de los caballos utilizados.

Teniendo en cuenta las referencias máximas, para 45 caballos, posiblemente instalados en un 42 de vela, el consumo viene a ser de 11 litros por hora aproximadamente, que se convierten en unos 16 euros. En el caso de un barco de motor, según sea un trawler con 300 caballos de fuerza o un open con 800 caballos en la sala de máquinas, puede pasarse de 75 a 200 litros por hora. Esto llevaría a un coste entre 105 y 280 euros por hora a motor.

Almacenamiento invernal

También hay una parte del presupuesto que se destina precisamente a cuando no se está navegando. Y dentro de esos gastos, los costes de almacenamiento son los más importantes, y también son bastante variables.

En las puestas de marcha a principios de temporada se pueden gastar de 285 a 550 euros. Después de realizar un control final es necesario añadir más dinero, entre 250 y 350 euros, que es el coste de la grúa que de todos modos queda ocupada. Y entre 200 y 400 euros irán al traslado de la embarcación desde su sede hasta donde se podrá en marcha, de modo que el coste total de esta partida puede ir de 735 a 1.300 euros.

Estos son los principales gastos, aunque debemos tener presente que puede haber otros, como la limpieza del casco, que rondará los 150 euros.