Quantcast

Un estudio relaciona las altas temperaturas con más partos prematuros

La exposición a altas temperaturas durante el embarazo se asocia con un aumento de los resultados adversos del embarazo, especialmente el parto prematuro y el nacimiento de mortinatos y entre las mujeres de los grupos socioeconómicos más bajos, según un estudio publicado en la revista ‘British Medical Journal’.

Aunque los efectos pueden parecer pequeños, los investigadores dicen que los hallazgos “podrían tener un gran impacto en la salud pública ya que la exposición a altas temperaturas es común y está en aumento”. Además, condiciones como el nacimiento prematuro a menudo tienen implicaciones de por vida para los recién nacidos afectados.

El aumento de las temperaturas mundiales suscita preocupación por los efectos del calor en la salud, especialmente en los grupos vulnerables como los ancianos, los que viven en la pobreza y los enfermos crónicos. En anteriores exámenes de pruebas se han encontrado asociaciones entre la exposición a altas temperaturas y los resultados del embarazo, pero se han incluido pocos estudios y no se han evaluado las diferencias entre los grupos de población y por el tipo de exposición al calor.

Así pues, un equipo internacional de investigadores se propuso evaluar si la exposición a altas temperaturas durante el embarazo está asociada con un mayor riesgo de nacimiento prematuro, bajo peso al nacer y nacimiento de mortinatos.

Analizaron los resultados de 70 estudios, realizados en 27 países, siete de los cuales eran países de ingresos bajos y medios, que informaban de asociaciones entre las altas temperaturas y el nacimiento prematuro, el peso al nacer y el nacimiento de mortinatos. Se tuvieron en cuenta las diferencias en el diseño de los estudios y la calidad de las pruebas.

De los 47 estudios que evaluaron los nacimientos prematuros, 40 informaron de que los nacimientos prematuros eran más frecuentes a temperaturas más altas que a temperaturas más bajas. Otros análisis mostraron que las probabilidades de un nacimiento prematuro aumentaban, en promedio, un 5 por ciento por cada aumento de 1ºC en la temperatura y un 16 por ciento durante las olas de calor que en los días sin olas de calor.

Los ocho estudios detectaron un aumento de los mortinatos a temperaturas más altas, con un incremento de los mortinatos del 5 por ciento por cada 1°C de aumento de la temperatura. En la mayoría de los casos, las asociaciones entre la temperatura y el nacimiento de mortinatos fueron más pronunciadas en la última semana o mes de embarazo.

El bajo peso al nacer, asociado a una serie de consecuencias a corto y largo plazo, se produjo en promedio en el 3 por ciento de los lactantes de los estudios incluidos. De los 28 estudios que evaluaron el peso al nacer, 18 encontraron un mayor riesgo a temperaturas más altas, pero en general los efectos de la temperatura sobre el peso fueron pequeños, y la mayoría de los estudios informaron sólo de cambios menores.

Sin embargo, los investigadores señalan que “incluso disminuciones aparentemente menores del peso al nacer podrían tener un impacto importante en la salud pública, ya que la exposición a altas temperaturas es común y está en aumento”.

Por último, las asociaciones entre la temperatura y los resultados fueron mayores entre las mujeres de los grupos socioeconómicos más bajos, lo que sugiere que las mujeres embarazadas de los países de ingresos bajos y medios pueden correr un riesgo particular por la exposición al calor.

Esta revisión se basó en estudios observacionales, de los cuales alrededor de un tercio fueron de baja calidad, por lo que no se pueden sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto. Los investigadores también señalan limitaciones, como las diferencias en las medidas de temperatura entre los estudios, y la posibilidad de que otros factores, como la contaminación atmosférica, puedan haber tenido un efecto en los resultados del embarazo.

No obstante, dicen que el examen incluyó más estudios que los exámenes anteriores, lo que permitió comparar tres resultados y hacer una evaluación más completa de la sensibilidad al calor en el embarazo. Como tal, dicen que la revisión “destaca la necesidad de identificar intervenciones dirigidas a las condiciones relacionadas con el calor en las mujeres embarazadas, especialmente en las mujeres en los extremos de edad y en los grupos socioeconómicos más bajos, y determinar su eficacia”.

“Dado el aumento de la frecuencia e intensidad de las olas de calor, el número de mujeres embarazadas expuestas a esas condiciones en todo el mundo y las importantes cargas individuales y sociales asociadas con los nacimientos prematuros y los mortinatos, las iniciativas de investigación y de política para hacer frente a esas conexiones son de gran prioridad”, concluyen.

Comentarios de Facebook