Compartir

Tan solo 20 minutos después de que arrancara el partido de fútbol de prebenjamines entre el AJ Lérez y el EFB Moañesa, el árbitro decidió suspender el encuentro ante la monumental pelea que unos padres protagonizaban en las gradas.

Según ‘La Voz de Galicia’, el técnico Alexander Vázquez Castro justificó la medida en el acta, ante la corta edad de los jugadores, y la gravedad de los hechos. Los niños estaban desesperados, y “salieron llorando”, asegura.

El lamentable episodio se produjo este domingo en el campo de A Xunqueira, de Pontevedra, mientras jugaban los niños de siete años de edad. El motivo de la disputa estuvo en unos padres que se pusieron a ver el partido desde la valla, dificultando la visión de algunas madres del equipo visitante que permanecían en las gradas. Tras el cruce verbal, la emprendieron a cabezazos y al menos una persona resultó herida.

La Policía Local identificó a varios implicados tras ser avisada por los testigos.

La Real Federación Gallega de Fútbol ha condenado el vergonzoso episodio, al igual que los presidentes de ambos clubes. Carlos Rodríguez, de AJ Lérez, lamentaba  que “con los años que llevas en el fútbol, no llegas a entenderlo (…) tenemos que educar deportivamente a los niños y luego suceden estas cosas con los padres”. El de la Moañesa, Rafael Villaverde, apuntaba que “condenamos tajantemente lo sucedido. Habrá que ser duros con este tipo de acciones” e iba más allá “tomaremos medidas con esos padres. Lo valoraremos a nivel interno en los próximos días”.