Compartir

De una manera “muy particular” para un escalador, sin un puerto como escenario, el colombiano Nairo Quintana (Movistar) le tomó prestado el sobrenombre de Superman a su compatriota Miguel Ángel López para imponerse en solitario en la meta de Calpe, donde el irlandés Nicolas Roche (Sunweb) se enfundó la camiseta roja de líder.

Quintana, escapado tras coronar la Cumbre del Sol junto a Roche, Urán, Nieve, Roglic y Aru, soltó un órdago a 3 kilómetros de meta, abrió un hueco de escasos segundos y, como si de un contrarrelojista se tratara, aguantó hasta meta, donde alzó los brazos en solitario con un tiempo de 5h.11.47 poniendo fin al trayecto de 199 kilómetros entre Benidorm y Calpe.