domingo, 27 septiembre 2020 21:51

Messi estalla. Bartomeu se niega a pagar 20 millones de euros más

Messi está cabreado. La directiva culé liderada por Josep María Bartomeu no está dada a pagar los 111 millones de euros que aspira el Inter por vender al delantero argentino Lautaro Martínez, quien tiene hasta el 7 de julio para poder negociar su salida en el venidero verano. El tren ejecutivo piensa que puede conseguir al ariete sensación de la temporada por menos de 100 “kilos”, pero la dirección deportiva de los interista no está dada a bajar el precio del jugador.

Las condiciones están claras. El Inter quiere los 111 millones para dejar ir a Lautaro. Messi presiona para que la negociación se dé, pues piensa que su compatriota se acoplaría perfectamente al estilo del Barcelona y podría aportar mucho como el sucesor de Luis Suárez, quien está quemando sus últimos cartuchos como jugador en la institución.

Por ello la búsqueda desesperada de la directiva culé para encontrar un delantero de calidad que pueda tapar el vacío que dejará el uruguayo cuando en definitiva no pueda seguir con la institución. Pero hay un problema y es que hay sobrepoblación en la plantilla y poco dinero para encarar un fichaje tan complicado como pudiera ser el de Lautaro.

No hay dinero para los fichajes

Ese es el gran problema que tiene el Barcelona y es que no tiene liquidez de caja para poder encarar fichajes por encima de los 70 millones de euros. Para ello debe salir de jugadores que por ahora no están aportando en los futbolísticos como Coutinho, quien pudiera marcharse de nuevo al fútbol inglés con una oferta que sobrepasaría los 80 millones de euros.

El brasileño llegó por 150 millones procedente del Liverpool y en dos temporadas no ha podido encajar en el Barcelona, es por ello que la directiva ha decidido venderle para inyectar dinero en las arcas del club para poder seguir comprando a los jugadores que sumarían en el aspecto deportivo.

Hay otro problema para los culés en la operación Lautaro y es que el Inter no quiere que en la negociación haya jugadores, pues no están interesados en ninguno que los que ofrece la institución catalana, ya que quieren sumar para poder ser protagonistas en el mercado de fichajes y poder adquirir un jugador de cartel que pueda tomar el puesto del argentino.

Messi quiere una solución ya

Messi no quiere esperar más, quiere que el fichaje de Lautaro se concrete lo antes posible para estar tranquilo y ver si continúa par de temporadas en el club de sus amores. De no llegar su compatriota, entonces pensará seriamente en retirarse  o marcharse al balompié argentino y allí jugar las últimas temporadas de su brillante carrera.

Messi quiere seguir en el Barcelona, quiere jugar toda su vida allí, pero la directiva tiene que poner de su parte para que esto suceda y lamentablemente no están haciendo las cosas para ello.

El crack argentino ya lo ha hablado con su padre, quien es quien lo representa y Jorge Messi está de acuerdo con la postura de su hijo, pues piensa que el delantero merece respeto por todo lo que ha dado para el Barcelona en los últimos 15 años y esto sin duda debe ser tomado en cuenta por la directiva y tratar de conseguir a los jugadores que el argentino quiere para poder retirarse con los culés.

Messi quiere soluciones ya no quiere más trabas para poder armar el equipo que quiere y que se amolde perfectamente en la idealización que tiene para poder retirarse por la puerta grande.