Quantcast
domingo, 25 octubre 2020 12:23

Roland Garros se lo pone difícil a Nadal: el polémico cambio de pelotas

Rafael Nadal está en a las puertas de la historia con su nueva participación en el próximo Roland Garros. La misión es clara: ganar el Grand Slam número 20 de su carrera y el título número 13 en el certamen parisino. Sin embargo, no solo las dificultades ocasionadas por la pandemia serán un obstáculo en su camino; porque una serie de peligros se opondrán ante el español. Pero no cabe duda que una las cosas más difíciles a las que tendrá que enfrentarse el español tiene que ver las nuevas bolas que se usarán en el torneo.

Las antiguas pelotas Babolat, que se fabricaban en Francia, ya son cuestión del pasado; esto debido a que 10 años después de usarlas, ahora las bolas que se tendrán en el Roland Garros serán Wilson. Para muchos puede ser algo menor, debido a que las pelotas son un elemento tan esencial que muchos dan por descontado; pero realmente ya comienzan a generar muchos debates, porque las últimas pruebas han arrojado resultados muy preocupantes.

El bote será la clave

Wilson dirá presente en el Roland Garros

Muchos pueden pensar que todas las pelotas en el mundo del tenis son iguales, pero nada más alejado de la verdad. Dependiendo de la superficie y, sobre todo, de la marca, las pelotas tendrán características que las harán diferentes. Para Wilson, que suministra las bolas que se usan en el Abierto de Estados Unidos, por ejemplo, el control es lo que más tratan de imprimirle a sus pelotas; sin embargo eso afecta algo que en la arcilla es esencial: el bote. Para jugadores como Nadal eso es crucial y con un cambio tan radical este podría ser un inconveniente muy grande en el camino del balear.

Tal como comentan algunos medios, como ‘Punto de Break’, la pelota proporcionada por la marca estadounidense para este Roland Garros es mucho más grande, lo que lo hace más pesada y eso significa que su bote será mucho menor. En la arcilla la velocidad y los efectos que se le dan a las pelotas son muy importantes, más para jugadores como Nadal que suelen atacar mucho a las lineas; no obstante, con una pelota más dura, lenta y que no tendrá un bote alto, no será muy beneficioso para el español.

Nadal sufrirá con las Wilson en la arcilla de París

A Nadal le costará manejar las nuevas pelotas

Además, no solo será el hecho de que su estilo se verá afectado por las nuevas pelotas, también tendrá que adecuarse a los otros cambios que acentuarán más la dificultades de jugar con esas Wilson. El clima en esta época y la posibilidad que da el nuevo techo retráctil de la Philippe Chatrier para jugar de noche afectarán mucho a las pelotas. En los juegos nocturnos las pelotas se agrandan y pesan más, lo que las hará botar mucho menos. El esfuerzo que deberá hacer Nadal será triple para poder imprimirle algo de efecto a unas bolas que irán muy planas.

Un verdadero dolor de cabeza es lo que vivirá el nacido en Mallorca, al que tendrá que adaptarse pronto. Otros como Zverev, Medvedev o Schwartzman, que mostró el camino para derrotar al español, juegan mucho mejor al golpear fuerte de forma más plana, por lo que se podrían beneficiar; sin contar que Djokovic se adapta rápidamente ante cualquier dificultad. Sin duda, habrá muchas piedras en el camino, pero Nadal se está entrenando en su Academia para entrar en al historia sobreponiéndose a lo que sea.

Comentarios de Facebook