Compartir

La victoria del Barcelona sobre el Betis el domingo en el Benito Villamarín dejó una exhibición del 10 culé.

Messi rubricó la victoria de su equipo con un gol de categoría. Un tanto que provocó el aplauso de la afición local. Pero no fue únicamente el público quien cayó rendido ante el juego del argentino.

Pau López, cancerbero de los locales se quedó noqueado ante la clase del delantero. Su cara, tras el tanto de Messi, lo dice todo.