viernes, 18 septiembre 2020 21:19

Gabi rememora la Liga atlética de 2014

El exfutbolista Gabi Fernández ha recordado el título de LaLiga Santander ganado con el Atlético de Madrid en la temporada 2013-14. “Un sueño hecho realidad” y “merecido” por todo lo que habían “luchado”, y ha asegurado que el equipo se sentía “invencible” porque en el campo miraban “al de al lado como si fuera un hermano más”.

Un recuerdo mágico para Gabi Fernández

“Aquella temporada fue mágica, un sueño hecho realidad”, señaló en una entrevista a los medios oficiales del club. “Anímicamente veníamos con un extra, por haber ganado la temporada anterior la Copa del Rey ante el Real Madrid. Nos daba la motivación de haber superado una historia negativa, te daba confianza para conseguir otro objetivo mayor: LaLiga”, indicó.

Además, aseguró que el equipo en LaLiga se sentía “muy fuerte y muy regular”. “Vinieron jugadores como mucha experiencia que unieron al grupo. El grupo humano fue maravilloso”, dijo, recordando el triunfo ante la Real Sociedad (4-0) solo un día después de la muerte de Luis Aragonés. “Fue uno de los partidos más emotivos y más importantes de la temporada, junto al de Valencia y el último de Barcelona. Fueron tres puntos de inflexión en los que el equipo, el club y la afición se dieron cuenta de que era posible ganar LaLiga. Todos los miembros de la plantilla dedicamos ese triunfo a Luis, que nos dio ese plus emocional que nos hacía falta”, subrayó.

El curso liguero finalizó con el trascendental duelo en el Camp Nou, donde los de Diego Pablo Simeone tenían que ganar para llevarse el trofeo. “Fue un partido en el que confiábamos tanto en nosotros y en que merecíamos esa victoria que sabíamos que lo íbamos a conseguir”, confesó el que entonces era capitán rojiblanco.

“Me acuerdo de estar esos momentos con Raúl, con Koke, con Juanfran, con Godín… y hablarles de lo que habíamos conseguido, y que nos faltaba la guinda. Podíamos ganar el mejor trofeo o perderlo en un solo partido. Nos merecíamos ganar ese trofeo por todo lo que habíamos luchado. Esa jerarquía que nos habíamos ganado en el campo merecía una guinda consiguiendo el título”, prosiguió.

“El míster fue muy claro con nosotros, nos dijo que no pensáramos en lo que pasaba si ganábamos o perdíamos, que nos dedicáramos solo a planificar el partido. Nos olvidamos de lo que había fuera y eso nos llevó a hacer un partido muy bueno y a dominar a un Barcelona que tenía uno de los mejores equipos del mundo”, continuó.

Todo ello, sobreponiéndose a las lesiones de Diego Costa y Arda Turan. “Sabía que Adrián, si estaba fino, era uno de los mejores jugadores de LaLiga. Cuando se lesiona Arda y sale Raúl García, lo ves luchar y sabes que va a morir por ti, todas las dudas se te quitan por completo. Creo que esa fue la clave de ganar esa Liga, que todos los que salían lo hacían incluso mejor que los que estaban jugando. Empezamos a luchar, a mirar al de al lado como si fuera un hermano más. Muchos de nosotros éramos amigos, y cuando un amigo lo pasa mal das ese extra que le hace falta, y poco a poco el equipo se va haciendo invencible”, indicó.

El segundo contratiempo fue el tanto azulgrana de Alexis Sánchez. “Se adelanta el Barça con un golazo de Alexis y nos volvemos a mirar. Al descanso hablamos y nos decimos que no se nos puede escapar el título. Tenemos que salir como mínimo a empatar, pero sin meternos atrás. La segunda parte fue un recital del Atlético en lo táctico, en lo físico y en lo emocional”, explicó.

Así, llegó el tanto de Diego Godín. “Era una jugada un poco mecanizada, Diego siempre me decía ‘Gabi, no busques a nadie que no sea a mí, que las toco’. Y llevaba razón, el 90% de las jugadas las tocaba. Mi intención era buscarle a él, salió perfecto y nos dio un título que se me pone la piel de gallina de recordarlo”, expresó.

“Todo el esfuerzo tiene su recompensa. Te vas guardando muchísimas emociones durante toda la temporada. Ese momento en que lo consigues expresas todas tus emociones, te abrazas al que tienes al lado, vas buscando a los que convivieron contigo más tiempo. Las emociones son las más bonitas para un futbolista. Es un sueño hecho realidad. Era impredecible y esa recompensa la disfrutamos como ningún equipo ha podido hacer”, manifestó.

Por último, Gabi rememoró la celebración por las calles de Madrid. “Ha sido un punto de inflexión en la ciudad y en la gente que se ha hecho de un equipo que ha trabajado desde el principio. Íbamos por la calle, nos tiraban cosas, yo subí a Neptuno con algo que me había dado una aficionada. Ver que has hecho feliz a tanta gente y que se identifique con un equipo no tiene precio”, finalizó.