sábado, 26 septiembre 2020 18:14

De traca: sin Messi los dos mejor pagados… también son del Barcelona

El Barcelona sigue con el culebrón Messi, pero la directiva no ha solucionados otros problemas. A parte de posiblemente perder a su mejor jugador todavía su plantilla es una de las más caras de Europa. Bartomeu deberá sacar mejor las cuentas para poder sortear una nómina tan elevada, ya que dejará de pagar 50M€  anuales, pero aún deberá responder por casi 120 en honorarios. Una cifra que es el presupuesto anual de cualquier equipo de media tabla en LaLiga.

El presidente culé todavía tiene en su plantilla a piezas como Piqué, que su salario ronda los 10 kilos, sin hablar de Jordi Alba, que está en los 8 millones o Sergio Busquet que llega a 7, pero el jugador que más devengaría en el vestuario es el francés Antoine Griezmann, quien recibirá un pago anual de 18 millones de euros netos. Además todavía está Luis Suárez que llega a los 12.

De verdad el Barcelona deberá seguir saneando sus finanzas. Ya Bartomeu está saliendo de piezas que ganaban mucho, tal es el caso de Rakitic o Arturo Vidal, quien se marcharía al Inter de Milán para ganar 4 millones al año por dos años de contrato. El directivo culé quiere apostar por jugadores baratos, más aún que estarán viviendo un par de años de transición donde posiblemente los títulos sean esquivos.

El Barcelona no tiene capacidad de gasto

En tres meses habrá elecciones en el Barcelona. Bartomeu no puede salir dejando el equipo hipotecado, por ello debe ser ahora más comedido posible. En ese lapso de tiempo los fichajes serán nulos y lo más probable es que haya más salidas que incorporaciones. El club deberá pasar por un proceso de transición desde lo económico hasta en lo deportivo para poder recuperar fuerzas y ser tan competitivo y letal como lo fue en los últimos 12 años.

Ahora la idea es que Koeman pueda hacer el milagro y convertir a una plantilla de media clase en ganadores, porque se está claro que el Barcelona no se puede dar el lujo de pasar una temporada con el dique seco eso sería tomado por la afición como un fracaso a pesar de que se esté atravesando por un periodo especial. Bartomeu tiene el objetivo de salir lo mejor librado posible y esa es una misión delicada, ya que los mayores escándalos del equipo han venido de la oficina y no de la cancha.

La idea es que la nómina esté por debajo de los 100 millones de euros. Todavía hay piezas que se pueden sumar y subir esa cifra, cabe destacar que Coutinho no se ha vendido y su prima mensual está en el orden de los 12 millones al año. Esto sin duda elevaría el presupuesto. La idea del Barcelona es poder sumar dividendos en tiempos de crisis con la venta de camisetas y cualquier souvenir, esto será complicado pues se vivirá una temporada sin Messi y muchos aficionados, especialmente los extranjeros no seguirán igual al club como lo han hecho en los últimos años.