jueves, 1 octubre 2020 4:43

Arthur y otros jugadores repudiados: fichajes que duraron dos telediarios

Fichar jugadores no es algo tan sencillo como todas las personas piensan, debido a que se debe llegar a un acuerdo entre club y jugador, en el que se contemplen el precio y la importancia de éste en la plantilla. Estas cosas hacen que los clubes lleven a cabo una decisión al momento de realizar la transferencia, la cual puede ser positiva o, en ocasiones, un total fracaso. Todo, lógicamente, dependerá del rendimiento del futbolista durante los entrenamientos y partidos, aunque muchos son los fichajes que emocionan y, en determinado momento al ver que no funcionó, dejan mucho qué desear. Existen negociaciones que duran más tiempo en lograrse que la estadía del jugador en el club. Tal es el caso del brasileño y ex integrante del FC Barcelona, Arthur Melo, uno de los nombres más sonados en las últimas semanas. El mediocampista, pese a tener una gran visión de juego, inteligencia y sentido táctico, no logró afianzarse de buena manera en el club culé. Algunos alegan que las excusas de Arthur sobre el cansancio en los encuentros le pasaron factura rápidamente.

El jugador de 23 años de edad llegó y se adaptó bien al vestuario del FC Barcelona, tanto así, que hizo excelentes relaciones con los atletas de mayor peso en el plantel. Sin embargo, su rendimiento físico no ayudó mucho y, aunque él no quería marcharse del club, tuvo que recalar en las filas de la Juventus de Turín a cambio de 72 millones de euros más 10 en variables. Asimismo, Arthur Melo solamente pudo vestir la camiseta blaugrana por dos temporadas.

Duró menos que Arthur

Arthur

Martín Demichelis brilló con el Málaga durante la campaña 2012/13, en la que llegaron hasta los cuartos de final de la Champions. Tras este merecido logro, el argentino terminó su contrato con los Albicelestes y firmó por una temporada con el Atlético de Madrid en julio de 2013. Sin embargo, Demichelis no logró debutar en el club y se marchó, dos meses después, al Manchester City por una suma de 5 millones de euros. Jugó por tres años con el cuadro celeste, un poco más de lo que Arthur estuvo en el FC Barcelona.