Compartir

El Barça sufrió este sábado para clasificarse para la final de la Supercopa Endesa tras vencer por 71-65 a un Valencia peleón que tuvo opciones de victoria durante todo el partido gracias a la ingente calidad de su plantilla.

Desde el principio quedó claro que estamos en el inicio de temporada y también que el Valencia lleva más adelantada la preparación. El Barça todavía tiene mucho trabajo por delante, pero su fondo de armario es casi infinito y tiene calidad por arrobas.