Quantcast

Un agente dispara a un perro policía después de que éste atacara a una vaca durante una investigación en una granja

La investigación de un robo en una granja de Georgetown, Carolina del Sur (EEUU), acabó de la manera más surrealista posible cuando uno de los agentes se vio obligado a utilizar su pistola taser para neutralizar a su perro K-9 después de que éste atacara a una de las vacas de la propiedad.

Los hechos sucedieron el pasado 22 de enero cuando los agentes fueron requeridos para investigar un robo producido en una granja del condado. Durante las pesquisas, uno de los perros K-9 se liberó de la mano de su dueño y atacó a una vaca. El agente disparó al can con su pistola paralizante para impedir que siguiera mordiendo al animal.

Facebook

”El perro quedó paralizado y lo metimos en el coche”, escribieron los agentes en un post publicado en su perfil de Facebook.

Un policía, el dueño de la granja, el perro y la vaca resultaron heridos leves durante la intervención.

Comentarios de Facebook