Compartir

Un hombre recibió un regalo anticipado de Navidad cuando en un restaurante de Nueva York encontró una perla en una de las ostras que le habían servido.

Rick Antosh, de 66 años y vecino de Nueva Jersey (Estados Unidos) se sentó en la mesa del Grand Central Oyster Bar and Restaurant, un conocido mentidero de Nueva York, y pidió un plato de ostras. En una de ellas encontró un tesoro.

“De repente, sentí algo como un diente o un empaste, es aterrador”, dijo Antosh a ‘PIX11’.

Pero nada más lejos de la realidad. Lo que el comensal había mordido era una perla valorada en 4.000 dólares.

Antosh se guardó la perla en un bolsillo y preguntó al gerente del restaurante con qué frecuencia pasaban este tipo de cosas.

“Dijo que nunca había escuchado que eso sucediera”, agregó.

La cuenta de la comida de Antosh ascendió a 14,75 dólares, mientras que la perla se valoró entre los 2.000 y 4.000.