Compartir

Un hindú comió su carne prohibida, tras comprar vaca que estaba mal etiquetada y que se vendía como cordero. Tras este incidente decidió reclamar al supermercado un viaje purificador a la India.

Según publica ‘Stuff”, los hechos tuvieron lugar el pasado mes de septiembre en un centro Countdown, Nueva Zelanda. El afectado, que responde a la identidad de Jaswinder Paul, solo se dio cuenta del error cuando empezó a comer.

Desde que comiera la carne prohibida, asegura Jaswinder, su familia ha dejado de hablarle ya que en la religión hindú, las vacas son sagradas y no pueden tocarse.

Tras el error, el supermercado le ha pedido disculpas y le ha ofrecido un vale de 200 euros como compensación. Sin embargo, Paul lo ha rechazado y tras meses de espera, ha decidido recurrir a los tribunales.

El hindú exige un viaje purificador a la India porque “de acuerdo a mi religión, tengo que volver a mi país y llevar a cabo labores sagradas durante cuatro o seis semanas, para ser purificado por los sacerdotes, y poder continuar mi camino religioso. Es un largo proceso”, asegura.