Compartir

Un misterioso hedor ha impregnado de nuevo el ambiente del condado de Delaware, en Pensilvania (EEUU), y los agentes que investigan el caso no encuentra una explicación para ello.

Lo extraño es que el fuerte olor ha aparecido en todas las ciudades del condado, incluidas Glenolden, Tinicum y Upper Darby, a las afueras Filadelfia. Sin embargo, nadie sabe a qué se debe, muchos residentes lo han descrito como un olor cercano al “combustible”.

“Es como un azufre, humo”, comentó uno de los vecinos de Glenolden, Terry Pelham, en declaraciones a ‘KYW-TV’. “Tan pronto como sales del coche puedes olerlo”, explicó.

“Tenía miedo de fumar: ‘¿De dónde viene esto?’. Literalmente pensé que la tubería de gas se había roto “, comentó Ana Delaney, otra vecina de la localidad.

Otra teoría que barajan los habitantes del condado es que el hedor provenga de un arroyo de aguas residuales cercano.

Durante el pasado mes de octubre, cuando se olió por primera vez el extraño aroma, varias empresas y una escuela pública en la ciudad de Chester, se vieron obligadas a cerrar sus puertas. Posteriormente, en diciembre, el olor comenzó a sentirse en Brookhaven, informó ‘FOX29 Philadelphia’.

Tras meses de investigación, los agentes desconocen cuál puede ser el origen de semejante tufo. El director de servicios de emergencia del condado de Delaware, Tim Boyce, dijo el mes pasado en declaraciones al ‘Philadelphia Inquirer’ que era complicado localizar la zona cero.  “El desafío al que nos enfrentamos es que el viento puede soplar en diferentes direcciones, dependiendo de dónde estés”, dijo. “Para cuando alguien llegue al origen del informe, es posible que ya no huela”.